Llega a la pantalla Todo mundo tiene a alguien menos yo

El director Raúl Fuentes lucha contra los estereotipos en el cine; su historia es protagonizada por Andrea Portal y Naian Daeva.
Naían González Norvind participó en "Todo el mundo tiene a alguien menos yo".
Naían González Norvind participó en "Todo el mundo tiene a alguien menos yo". (Especial)

México

Sin ánimo de explotar el tema de las preferencias sexuales en la pantalla grande, Raúl Fuentes dio forma a su ópera prima desde la visión de una simple "historia de amor", en la que sus protagonistas enfrentan una aventura emocional.

"No quería hacer una película que hablara de la homosexualidad, no es mi interés poner una relación ni heroica ni sufrida. Solo me interesa hablar de la manera en la que las relaciones humanas se construyen y destruyen", dijo Raúl Fuentes.

"Me parece que es tiempo en el cine mexicano de llegar a un punto en que los personajes homosexuales en el cine existan más allá de su preferencia sexual", añadió el egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos.

Lejos de explotar esta temática en la pantalla, el novel cineasta insistió en abordar a los personajes sin prejuicios, "de pronto pareciera que en el mundo gay su único conflicto es su orientación sexual y que todo lo demás está resuelto".

Todo mundo tiene a alguien menos yo se filmó en blanco y negro, "porque ese es el punto de vista del personaje de Alejandra, así de radical. Lo mismo sucede con las tomas, son de perfil o de frente por que Alejandra es cuadrada.

"El personaje no conoce lo que está en medio, es tajante en su forma de construcción del mundo", añadió Raúl Fuentes, quien llega este fin de semana a las pantallas comerciales y a la Cineteca Nacional. El filme pasó por más de 40 festivales de cine.