Toca el realismo mágico de Gabo al entretenimiento

García Márquez inspiró directa e indirectamente en todos los ámbitos del espectáculo; desde el cine de Ripstein hasta las notas de Shakira.

México

Gabriel José de la Concordia García Márquez escribió ayer en Ciudad de México el último párrafo de una vida entre la realidad y la fantasía, de genialidad que de manera directa o indirecta tocó los ámbitos en los que se desenvolvió.

El universo del cine y la música fueron en la cotidianidad de Gabo pilares que lo inspiraban y, a su vez, él retribuía el favor acercándose a los protagonistas de esos mundos faranduleros, para hacerlos partícipes de un ejercicio de creatividad.

Otro genio, pero cinematográfico, se dejó influenciar por Gabito, como lo llamaba su círculo cercano, y desde su juventud tuvo el sueño de llevar una de las novelas del condecorado con el Águila Azteca en México (1982) a la pantalla grande. Luego de 30 años, Arturo Ripstein estrenó, en 1992, su visión de El coronel no tiene quien le escriba, protagonizada por Fernando Luján.

“(Protagonizar la cinta) me dejó una satisfacción muy grande. Tuve oportunidad de conocerlo (a García Márquez). Me da mucha pena (su muerte), porque era un hombre muy interesante, una gente muy linda, pero allá vamos todos”, dijo sorprendido por la noticia Luján, en entrevista telefónica desde Los Ángeles.

"Era un hombre muy interesante, una gente muy linda", Fernando Luján.


El propio Ripstein conoció a García Márquez, ya que su primera cinta contó con un guión basado en un argumento del escritor. Esa fue la carta de presentación que permitió que Gabo le concediera filmar El coronel no tiene quien le escriba. “Vio mi trabajo y aceptó que filmáramos como mejor nos pareciera. No intervino en la realización”, recordó, en su momento, el cineasta.

Ripstein reflexionó a partir de la trama de su película, basada en el texto que el escritor colombiano más importante del siglo XX ideó en 1961, muy oportuna para el luto que viven las letras. “Ante una muerte se buscan explicaciones, razones que permitan entenderla. Pero la única razón es el destino: las cosas fueron así. No hay nada que hacer frente a la muerte”.

Alejandra Barros logró la oportunidad de formar parte del elenco de Memorias de mis putas tristes (2011) dirigida por Henning Carlsen, a partir del guión de Jean-Claude Carrière. La actriz recordó el profundo honor que significó rodar en Campeche esta historia que atravesó por incontables vicisitudes para realizarse: “Fui afortunadísima de que me hayan escogido, México tuvo la suerte de que se hiciera aquí.

"Querido Gabo, alguna vez dijiste que la vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda...", Shakira.


“En un principio se había planeado hacerla en Cuba, y por cuestiones de producción no se pudo”, recordó Alejandra, al tiempo que aceptó que ese texto de García Márquez (2004), desde su perspectiva, “es uno de los más complicados. La adaptación fue diferente, estaba solo basada, no fue una película de la novela. Hicieron un gran trabajo y que fuera en español fue increíble”.

En un tributo a la trascendencia de Gabo, quien se distinguió como guionista cinematográfico, Geraldine Chaplin enfatizó que, gracias a la dedicación que se puso en retratar de manera fehaciente la obra del acreedor a la Medalla de la Legión de Honor de Francia en París (1981), decidió participar en Memorias de mis putas tristes, como Rosa Cabarcas: “Viendo al director, entregado, no me hubiera molestado interpretar el papel de una silla”.

En la música, García Márquez puso especial interés en una amiga y compatriota suya, Shakira, quien ayer se sumó a las muestras de amplia admiración y cariño por el ganador del Premio Nobel de Literatura (1982), a través de una herramienta de la modernidad, que se plagó de mensajes de profundo respeto a la orfandad que el arte de escribir vive una vez más.

“Querido Gabo, alguna vez dijiste que la vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y como la recuerda para contarla… tu vida querido Gabo la recordaremos como un regalo único e irrepetible y como el más original de los relatos ¡Es difícil despedirse de ti, puesto que nos has dado tanto! Te quedarás para siempre conmigo y con todos los que te quisimos y admiramos”, publicó en Instagram la cantante, quien participó en el soundtrack de la adaptación realizada de El amor en los tiempos del cólera (2007), que contó con la actuación de Javier Bardem. 

:CLAVES

LE DICEN ADIÓS

Gabriel García Márquez era fan de la música de Celso Piña, quien se mostró agradecido en Twitter: “Gracias mi Gabo por hacerme el favor de compartir conmigo ese hermoso pueblo que creaste, y por dejarme cantar un pedacito de tus 100 años”, escribió.

Otro colombiano, Juanes, expresó en la red social su pesar: “Se va el más grande de todos, pero se queda su inmortal leyenda... Gracias Gabriel García Márquez”.

Ricardo Montaner expresó su último adiós a través de este mismo espacio: “Macondo se ha quedado solo… GABO querido… PAZ (sic)”.