Sony amplía distribución de ‘The Interview’

A partir del 2 de enero en 580 salas de Estados Unidos, 249 más que el pasado fin de semana.
'The Interview' se estrenó en plataformas digitales.
'The Interview' se estrenó en plataformas digitales. (Especial)

Los Angeles

Sony anunció este miércoles la ampliación de la distribución estadunidense en cines e Internet de su película The Interview, que provocó un problema diplomático entre Washington y Pyongyang.

A partir del viernes 2 de enero, el film sobre un complot ficticio de la CIA para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-un estará en 580 salas de todo el país, 249 más que el pasado fin de semana.

La productora también alcanzó acuerdos con "los principales distribuidores a nivel nacional de televisión por cable, satélite y telecomunicaciones para difundir The Interview", de acuerdo con un comunicado.

Bright House Networks, Comcast, Cox Communications, Time Warner Cable, Charter Communications, Cablevision, AT&T U-verse TV, Verizon FiOS, DIRECTV y VUDU son las compañías que ofrecerán la película desde este miércoles. La plataforma PlayStation Network lo hará el jueves.

"Siempre hemos buscado la mayor distribución posible para The Interview", subrayó el presidente de Sony Pictures, Michael Lynton, quien agradeció la colaboración de sus nuevos socios.

El film, protagonizado por Seth Rogen y James Franco, está disponible desde la semana pasada en YouTube, Google Play, la consola Xbox de Microsoft, iTunes y el sitio www.seetheinterview.com. Los usuarios pueden alquilarla por 5,99 dólares o comprarla por 14,99.

La comedia recaudó 15 millones de dólares entre el 24 y el 27 de diciembre, al ser comprada o alquilada en línea más de dos millones de veces.

En los cines obtuvo 2,8 millones de dólares entre el día de Navidad y el 28 de diciembre.

Sony canceló a mediados de diciembre el estreno después de que las grandes cadenas de cines se negaran a proyectarla por temor a las amenazas de piratas informáticos, quienes también reivindicaron un enorme ciberataque a los estudios a fines de noviembre.

La Casa Blanca aseguró que este ciberataque había sido un trabajo de Corea del Norte en represalia a la película, pero Pyongyang negó categóricamente cualquier vinculación.