'The Audition', de Scorsese, se estrenará en festival surcoreano

El cortometraje protagonizado por De Niro, DiCaprio y Pitt tendrá su estreno en el festival de cine de Busan, en Corea del Sur.
Robert De Niro, Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio
Robert De Niro, Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio (especial)

Busán, Corea del Sur

El cortometraje de Martin Scorsese 'The Audition', con Robert De Niro, Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, se estrenará el sábado en el festival de cine de Busan, en Corea del Sur.

El playboy multimillonario australiano James Packer ideó esta película con el fin de promover Studio City, un casino inspirado de Hollywood que Packer está construyendo con su socio de Melco Crown Entertainment, Lawrence Ho, en la región administrativa especial china de Macao, junto con otro proyecto similar, llamado City of Dreams, en Manila.

El filme de 16 minutos debía proyectarse en la Mostra de Venecia, pero fue retirado a último momento del programa por "problemas técnicos", según los organizadores del festival, quienes habían negado previamente que se tratase de una película publicitaria.

"Es una película de Scorsese, no un anuncio publicitario. El casino pagó para hacer la película, pero no aparece para nada en ella", había declarado previamente el director del festival de Venecia, Alberto Barbera.

Medios de comunicación estadunidenses estimaron que la producción del cortometraje costó 70 millones de dólares y que cada actor cobró unos 13 millones, lo cual fue desmentido por Melco Crown.

El programador del festival de Busan, Pak Dosin, aseguró que la película había sido seleccionada por sus méritos y que "le había gustado mucho".

Un corto avance de la misma, que mostraba a De Niro y DiCaprio llegando a un casino, se difundió en enero en YouTube, pero fue rápidamente retirado.

En Macao, los ingresos de los casinos han bajado mucho por la campaña anticorrupción emprendida por Pekín y la desaceleración de la economía china.

El territorio, que pasó bajo tutela china en 1999, llegó a superar a Las Vegas en 2002 para convertirse en el número uno mundial de los juegos de azar tras su apertura a los grupos extranjeros.

Los ingresos del juego bajaron debido a la cruzada contra la corrupción del presidente chino Xi Jinping, cuyo blanco principal son los gastos fastuosos de las élites del régimen y el blanqueo de dinero.

Pekín quiere que la economía de Macao se diversifique y los grandes casinos han empezado a abrir sus complejos faraónicos al turismo de masa. Así, Studio City contará con la mayor noria de Asia.