Terror en altamar

Tom Hanks retoma una historia de la vida real en la pantalla grande. En plática con ¡hey! explica lo difícil que fue vivir la aventura de un capitán de barco.
"Yo no le hice mucho caso a la noticia cuando ocurrió. Y creo que seis días después escuchamos más y dijimos: ‘¿ya acabo?’, y eso fue bastante impactante” Tom Hanks actor
"Yo no le hice mucho caso a la noticia cuando ocurrió. Y creo que seis días después escuchamos más y dijimos: ‘¿ya acabo?’, y eso fue bastante impactante” Tom Hanks actor (Especial)

Londres

Alegre a pesar de que el típico clima gris londinense pegaba a todo lo que daba, Tom Hanks se acercó a nosotros preocupado sobre nuestro estado al ver su nueva cinta El capitán Phillips.

“Qué bueno que la vieron de noche. A veces hablo con periodistas y me dicen que vieron Capitán Phillips a las 6:30 de la mañana y creo que podría ser una película difícil de observar a primera hora, sin desayuno”, dijo.

Es cierto, la cinta dirigida por Paul Greengrass (United 93) es todo un paseo de tensión y aventura basada en hechos reales que ocurrieron en las costas de Somalia en 2009. Después de que un grupo de piratas somalíes secuestraron la embarcación que Richard Phillips capitaneaba. Él acabó en un bote de emergencia con ellos, en una intrépida escapatoria sin un final claro.

Le preguntamos a Hanks cuál de todos los personajes que ha interpretado en su vida: hubiera querido en ese bote.

“No me llevaría a ninguno de esos tipos (risas). Bueno, lo que todos tienen en común es que todas esas películas me fascinaron antes de que empezáramos a hacerlas. Había algo que me intrigaba sobre lo que sería el reto de hacerlas. Tiene que ver con el comportamiento humano. Como Salvando al soldado Ryan, era un veterano que ya había visto cosas horribles y estaba petrificado, principalmente de meter la pata. No de morir, sino de que por su culpa alguien muriera”, aseguró.

Después de reflexionar un poco más sobre el tema, Hanks decidió elaborar más.

“En las otras películas todo se trataba de qué haría yo si estuviera en esas mismas circunstancias. Náufrago fue literalmente un tipo que no sabía nada. De un momento a otro estaba literalmente luchando por su vida. En este caso el capitán Phillips es un hombre muy capaz. Un marinero completo y orgulloso de su origen, el trabajo que hace le provoca mucho orgullo, aunque no estoy seguro si yo lo querría por la responsabilidad que eso implica”, señaló.

La apertura de Hanks para analizar su trabajo y sus personajes permitió que también le preguntáramos por qué ocurría tan seguido que las personas que interpretaba solían meterse en situaciones de las que nunca resulta fácil regresar a casa.

“Lo que tienen en común es que cuentan con un origen basado en la no ficción, que realmente me parece fascinante. Pero eso no es ni remotamente tan importante como el comportamiento que logramos abstraer de cada uno de ellos”, afirmó el actor.

En esta ocasión ya a sabiendas de que sufría de diabetes tipo 2 y no podía seguir haciendo cambios fuertes con su físico, Hanks no se transformó tanto en Richard Phillips. Lo que sí hizo fue hablar y hablar con él, además de investigar cosas sobre el caso que nadie se hubiera imaginado por más que el tema dominó las noticias durante días enteros.

“Cuando Richard me dijo que brincó del barco solo porque se sentía miserable y no sabía si lo iban a atrapar los piratas me hizo pensar mucho. Bromeó con esos tipos, ellos con él. También lo golpearon hasta que sus manos parecían guantes de Mickey Mouse, pero sabía dónde había provisiones en ese barco que nunca les dijo. Había comida y agua pero no les iba a decir. Pensó: ‘Si voy a ser miserable, ustedes también lo van a ser’”, finalizó.