Ataque a Sony fue un acto de vandalismo informático: Obama

El presidente de EU, Barack Obama, dijo que no considera el ataque informático contra Sony como un acto de guerra sino como vandalismo informático; adelantó una "respuesta proporcional". 

Washington

El presidente estadunidense Barack Obama bajó el tono sobre el ciberataque contra Sony Pictures afirmando que fue un acto de "vandalismo" y no de "guerra", aunque sigue responsabilizando a Corea del Norte y prometió una respuesta "proporcional".

"No, no pienso que haya sido un acto de guerra. Pienso que fue un acto de vandalismo informático que resultó muy costoso", declaró el presidente, según pasajes de una entrevista en CNN difundidos por anticipado este domingo.

"Pensamos que es muy serio y nuestra respuesta será proporcional", advirtió el mandatario durante el programa "State of the Union".

El ciberespionaje contra Sony a fines de noviembre sacó a la luz miles de correos electrónicos muy embarazosos para sus directivos y obligó a la empresa a suspender el estreno de la película "The Interview", una parodia sobre un complot de la CIA para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-Un.

Sin vincularlo al ataque contra uno de los mayores productores estadunidenses de cine, Obama también advirtió que Estados Unidos estudiará incluir a Corea del Norte en su lista de países que apoyan el terrorismo, de la que había sido sacado en 2008.

"Vamos a revisar eso a través de un proceso que ya está en marcha", afirmó. "Nuestros criterios para decir que un estado apoya el terrorismo son muy claros. No emitimos juicios únicamente sobre la base de las noticias diarias", explicó.

Corea del Norte ha negado en reiteradas ocasiones ser responsable de uno de los mayores ataques informáticos contra una empresa estadunidense, que implicó además la publicación de datos salariales de Sony, números de seguridad social de miles de trabajadores y hasta guiones en preparación.


Una ciberguerra

Obama también insistió en que Sony no debió anular el estreno del filme, que Corea del Norte consideró como un "acto de terrorismo que afecta la dignidad del líder supremo" del país.

"Si sentamos un precedente donde un dictador puede perturbar con piratería la cadena de distribución de una compañía y sus productos, comenzamos a censurarnos nosotros mismos y eso es un problema", advirtió el mandatario.

El ciberataque es una "nueva forma de hacer la guerra", según dijo a CNN el senador republicano John McCain.

"Cuando destruyes la economía, eres capaz de imponer una censura en el mundo y especialmente sobre Estados Unidos, eso es más que puro vandalismo. Es una nueva forma de hacer la guerra", dijo el senador, instando a "restablecer las sanciones" contra Pyongyang.

Corea del Norte amenazó este domingo con represalias a la Casa Blanca y otros objetivos estadounidenses si ejecuta sanciones en su contra.

Citada por la agencia oficial de noticias, la Comisión Nacional de Defensa norcoreana (NDC) afirmó que el ejército y el pueblo de Corea del Norte están "preparados para una confrontación con Estados Unidos, en todos los espacios de conflicto, incluyendo los espacios de la ciberguerra".

Pese a las amenazas, Washington rechazó la oferta de Pyongyang de realizar una "investigación conjunta" del ataque a SonyPictures, que podría significar en pérdidas para la firma hasta 500 millones de dólares, según expertos consultados por la AFP.

"Si Corea del Norte quiere ayudar, debe admitir su culpabilidad y compensar a Sony por los daños que el ataque ha provocado", respondió el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense, Mark Stroh.


Ayuda de China 

En paralelo, Estados Unidos pidió a China ayuda para bloquear ciberataques norcoreanos.

"Hemos hablado de esta posibilidad con China para compartir información, expresamos nuestra preocupación por este ataque y pedimos su cooperación", dijo el sábado un funcionario de la administración norteamericana a la AFP.

Según el FBI, los piratas utilizaron un programa malicioso ("malware") para entrar al sistema del estudio y que los ordenadores quedaran inoperativos, lo que forzó a la empresa a desconectar toda su red.

La investigación mostró también algunas similitudes con otras aplicaciones maliciosas que han sido desarrolladas por "actores de Corea del Norte".

El sábado, el gobierno de Corea del Sur responsabilizó a Corea del Norte de organizar el ciberataque y dijo haber reconocido "similitudes entre los ataques contra Sony Pictures y los llevados a cabo contra bancos surcoreanos y otras (entidades)" en marzo de 2013.

El ataque fue reivindicado por el grupo GOP (Guardians of Peace, Guardianes de la Paz).

El presidente de Sony defendió la decisión de retirar "The Interview" de todos los canales de distribución y afirmó que "el presidente (de Estados Unidos), la prensa y el público son los que están equivocados con lo que ha sucedido en realidad".