Revelan primer misterio ...¡y apantallan!

La nueva experiencia ideada por Mórbido y Autocinema Coyote reunió a unas 300 personas; en breve se anunciarán más fechas de esta dinámica.

México

Nadie sabía qué película iba a ver ni en qué lugar; sin embargo, las casi 300 personas que acudieron a la nueva aventura llamada Cinema Misterio pagaron con días de anticipación, incluso meses, su boleto vía internet para poder vivir lo que vendían los organizadores como “una experiencia única”.

La cita fue en Plaza Río de Janeiro, en la colonia Roma. La instrucción: buscar a unas personas de pequeña estatura vestidas elegantemente, por lo que poco a poco los asistentes al evento caminaban por el lugar hasta encontrarlos.

En un abrir y cerrar de ojos, decenas de personas se encontraban alrededor de unos enanos que estaban jugando cartas. Los curiosos que estaban por casualidad en la plaza se preguntaban por qué se encontraban tantas personas reunidas.

—¿Qué hacen aquí? — Vamos a ver una película  —¿Qué película? — No sé..

Al pasar el tiempo, los presentes se fueron registrando con un folio que recibieron por mail y lo cambiaron por un sticker que los acreditaba para asistir a la función. Minutos más tarde, todos abordaron microbuses que los llevarían a Rasja (Reclusorio de Alta Seguridad para Juguetes Asesinos).

Durante el camino se advertía que podían ser asesinados por algún juguete, que tuvieran precaución y fueran cautelosos. Todos reían mientras se escuchaba “Yo soy tu amigo fiel”, de la cinta Toy Story.

Finalmente, los invitados llegaron al sitio. Era el Museo del Juguete Antiguo, que ahora era convertido en una penitenciaría. Un hombre maquillado al estilo Jocker los recibía y explicaba la peligrosidad de la zona, por lo que era necesario no separarse.

Durante el recorrido, el público se divertía por los diferentes pisos del edificio apreciando desde Barbies mutiladas en el piso y cortometrajes gore, hasta reliquias del museo como artículos coleccionables de Batman y carros de madera hechos totalmente a mano.

Los diferentes personajes maquillados en blanco y rojo, así como los enanos, resguardaban el espacio que tuvo como fin el patio del museo, donde se encontraba un grupo de rock integrado por mujeres que cantaban en inglés.

También se encontraba una pantalla gigante que fue acondicionada especialmente para que se diera la función, que fue planeada durante mucho tiempo entre Autocinema Coyote y Mórbido.

Pablo Guisa, director de Mórbido, dio la bienvenida disfrazado de Virgil Travis, el protagonista de la película que por fin se revelaba: era Blood Dolls, del director de culto Charles Band, que usó su ingenio y su formato serie b para abordar una historia en la que los juguetes mataban sin piedad.

De pronto, todo tomaba sentido, pues el lugar y todos los personajes que acompañaban a los espectadores estaban inmersos en la trama, creando un nuevo suceso que cumplió con su cometido.

Claves

¡A jugar en el cine!

- Pablo Guisa explicó que se requirió de alrededor de 30 personas para poder organizar la función. “Nos juntamos desde hace dos meses porque queríamos hacer una experiencia diferente en conjunto”, expresó el realizador, quien también dijo que lo más difícil fue conseguir los derechos de la distribuidora.

- Asimismo, el organizador señaló que el evento se pretende que se realice por lo menos una vez al mes, e indicó que proyectarán “películas que son muy poco conocidas, ya sean clásicas, mexicanas o de culto, y cada locación va a ser muy distinta porque tienen que ir de acuerdo al concepto de la película.

- Isaac Ezban, socio del Autocinema Coyote, mencionó que la curaduría de las películas será hecha por ellos mismos y el precio del boleto se mantendrá en 300 pesos; también apuntó que para saber sobre el próximo evento deben visitar www.cinemamisterio.com