Retratan los pecados de la Iglesia en el cine

Películas como "El crimen del padre Amaro", "Agnus Dei", "En el nombre de Dios" y "Obediencia perfecta" denuncian en la pantalla los abusos clericales.

México

Decenas de casos sobre pederastia y delitos clericales llegan a la pantalla, no solo para denunciar las faltas que se cometen al interior de la institución religiosa, sino también para alertar y hacer del dominio público los hechos que, en su mayoría, se hunden en la impunidad y la corrupción propiciada por el sistema.

Desde hace décadas, documentales como Agnus Dei, cordero de Dios o ficciones como Obediencia perfecta y El crimen del padre Amaro, tocan las historias de aquellos que perdieron la fe y la confianza en la religión católica, luego de ser transgredidos física o emocionalmente por alguno de sus líderes.

“Siguen los abusos; recién salió un caso en San Luis Potosí sobre un cura que violó a varios niños, al igual que en Oaxaca y otros estados en los que sacerdotes abusan de niños y no hay represalias. El tema es muy actual”, dijo en entrevista Luis Urquiza, quien plasmó en Obediencia perfecta los abusos del padre Maciel.

Con esta historia, Urquiza pretende llamar la atención del público y de las autoridades eclesiásticas. “Estoy buscando a Norberto Rivera, quiero que sepa que lo invito a ver la cinta con la gente o con algún ministro, así ponemos el tema sobre la mesa y luego hablamos sobre el tema que a la sociedad mexicana le atañe”, dijo.

Al igual que Urquiza, Alejandra Sánchez buscó exponer casos sobre pederastia, pero a través del género documental, “me provocaba morbo saber en dónde depositan sus apetitos sexuales; estos seres proclaman pureza y bondad, exigen el celibato y una conducta moral sexual acotada y anacrónica, por eso me interesó.

Agnus Dei, cordero de Dios expone el caso de Jesús, un joven de 26 años que, cuando era monaguillo, fue abusado por un sacerdote “El caso me impactó; y desde luego que no era una película anticlerical, partió de escuchar las denuncias de niños y niñas que eran abusados por sacerdotes católicos”, dijo Sánchez.

A la lista de cintas sobre delitos clericales se suma El crimen del padre Amaro, protagonizada por Gael García. Con esta historia, Carlos Carrera puso “en tela de juicio el celibato sacerdotal”, pues el cura se enamora de la joven Amelia (Ana Claudia Talancón). Por más de diez años fue considerada la película más taquillera.

Estos delitos no solo tocan la pantalla grande, “hace tres años di vida a un pederasta regenerado”, dijo el actor Bill Pullman, sobre la serie Torchwood, en la que interpretó a Oswald Danes, un pederasta cuya ejecución coincidió con el  llamado Día del Milagro, según marcaba la historia de Russell T. Davies.

Pullman comentó que al leer las secuencias de Torchwood, quedó impresionado por los casos de abuso, pero consideró a Danes “un ambicioso hijo de puta que tenía un aspecto intimidador”, y por eso aceptó participar en la serie.

En el nombre de dios (Las hermanas de María Magdalena) llevó a la pantalla delitos de la Iglesia, que se mantuvieron en secreto contra varias chicas que fueron prisioneras en un convento, donde las explotaban laboralmente.

Claves

En nombre de…

- Con Angus Dei, cordero de Dios Alejandra Sánchez buscó una historia de reflexión, “porque la Iglesia ha dirigido la postura sexual de la sociedad con culpas y situaciones que no son congruentes con el estilo de vida que muchos sacerdotes llevan”.

- Desde su trinchera, Luis Urquiza ofrece una reflexión sobre los actos cometidos por el padre Marcial Maciel. Durante el rodaje de la cinta estuvieron presentes abogados y psicólogos, a fin de garantizar la integridad de los niños protagonistas.

- Entre otras historias que tratan los delitos de la Iglesia destacan: La duda, una historia sobre un sacerdote que abusa de un pequeño monaguillo. La cinta fue protagonizada por Meryl Streep y Viola Davis, fue nominada a los Bafta, Oscar y Globo.

- Los niños de San Judas es una película de Aisling Walsh que denuncia los abusos sobre los miles de niños irlandeses que fueron sometidos en una iglesia; estos pequeños sufrieron maltratos desde 1930, hasta que el recinto cerró hace dos décadas.