Preocupa a Peter Jackson la reacción de los espectadores de El hobbit

Hoy se estrena en nuestro país la segunda entrega, La desolación de Smaug; el elenco coincide en que para el realizador lo más importante siempre es la audiencia.

Enviado, Los Ángeles

Más allá de cuidar los impresionantes efectos especiales alrededor de Smaug, el dragón protagonista de El hobbit: La desolación de Smaug (cuya voz corre a cargo del multifacético Benedict Cumberbatch), o elaborar impresionantes secuencias de acción, la preocupación principal de Peter Jackson al ocupar la silla de director, es la reacción del público, su diversión y asombro.

“Todo está dirigido a la audiencia. Al final del día lo único que le importa es cómo se van a sentir los espectadores al ver la película. Él te dirige diciendo: ´aquí quiero que la gente sienta esto´, y así va traduciendo la historia”, dijo el actor Richard Armitage, quien da vida a Thorin Oakenshield, el líder de la comunidad de enanos que van a reclamar la tierra de Erebor, que se encuentran bajo el dominio del dragón Smaug.

Por su parte, Benedict Cumberbatch, quien da voz y movimientos (gracias a las sofisticadas técnicas de motion capture) al temible dragón, agradece que Jackson sea un tipo amable que “no te hace sentir ridículo cuando tienes que moverte como una serpiente”, y reafirma que el realizador es su más duro juez.

“Él es la mejor audiencia para la película, estamos hablando de un maestro del cine y nadie va a ser más exigente que él mismo. Es un gusto trabajar para alguien así”, compartió Cumberbatch, que este año estuvo involucrado en las cintas Star Trek, 12 years a Slave, August: Osage County y por supuesto, en The fifth state, donde dio vida a Julian Assange.

Evangeline Lilly se agrega al elenco en esta entrega (después de ser reconocida por su participación en la serie Lost), y ahora da vida a la elfo Tauriel. Además de confesar que se robó un par de piedras que formaban parte de la utilería del filme, también agradeció a Jackson por el trabajo en equipo.

“No importa qué tan serio es tu personaje, Peter es una de las personas más divertidas que he conocido, y él tiene cero respeto por la actuación y los actores, simplemente anda por ahí, bromea contigo, y es extraordinario. Cuando los directores te tratan como si tu trabajo fuera un arte secreto y te hacen sentir como que lo que haces es magia, te sientes aterrado, porque piensas ‘Yo no hago magia’”, expresó la actriz. Jackson agradeció los halagos agregando: “Obviamente yo quiero las mejores interpretaciones para mis películas”.