Prefiere Ben Stiller vieja tecnología para su cinta

El actor visitó la Ciudad de México para presentar "La increíble vida de Walter Mitty", el séptimo proyecto que dirige y que filmó en el casi descontinuado formato celuloide.
Admira a directores mexicanos.
Admira a directores mexicanos. (Édgar Negrete/Clasos)

México

Para su séptimo largometraje como director, La increíble vida de Walter Mitty, Ben Stiller decidió abordar una trama que le permitiera realizar una introspección y celebrar uno de los elementos que más valora: la realidad, en un momento en el que el contacto humano se diluye ante la facilidad de conexión que ofrecen internet y redes sociales.

En esa recuperación de lo tradicional, Stiller se empeñó en realizar un remake de la historia que llevara a la pantalla grande, en 1947, Norman Z. McLeod  (basado en un relato de James Thurber), en 35 milímetros y plantearla con un sentido que permitirá a la audiencia sentirse identificada.

“Para mí era importante hacer la película con celuloide, porque creo que es triste que esté desapareciendo. Era importante que se hiciera así, para celebrar la idea de cosas reales. Para mí es una tristeza que todas las grandes cosas que se están haciendo ahora, en términos de accesibilidad y categorización, sean en un mundo digital. Es genial que tengamos acceso a mucho, pero es triste que ya no hay nada físico, que lo real se va”, aseguró Stiller en conferencia de prensa.

Para lograr su cometido, Ben se unió al guionista Steve Conrad, quien lo ayudó a crear la trama en un tiempo presente y llevar al protagonista, el revelador de fotos de una conocida revista, en un viaje en el que buscará convertirse en la mejor versión de sí mismo, gracias a la gran imaginación que posee y a que un día sus fantasías se convierten en realidad y lo  transforman en un superhéroe, a quien le encargan la misión de recuperar las joyas de la corona neerlandesa.

“Es una historia muy conmovedora y que dura a través de los años. Creo que Thurber creó este icónico personaje, con el que todo el mundo puede sentirse identificado, alguien que tiene todo ese potencial dentro, con sueños y una imaginación extraordinaria que no puede expresarse en la vida real.

“Me sentí muy conectado con esa idea, esta es una pequeña impresión de lo que sucedió en la vida, con un tono melancólico y algo muy noble que tiene este personaje, que es la idea que cualquier persona tiene un potencial que no vemos”, abundó Stiller.

Para presentar su nuevo trabajo cinematográfico, el protagonista de Loco por Mary eligió México como punto de partida para la promoción internacional, debido a que siente una especial conexión con nuestro país y el talento que de éste ha surgido.

“Me encanta venir a México, he trabajando aquí varias veces, siempre he experimentado una gran conexión con la audiencia y es genial regresar a un lugar así. Disfruto de venir desde que era pequeño cuando visitaba Guadalajara, creo que mi primera visita en Ciudad de México fue cuando tenía seis años con mis padres y es un gran lugar para empezar (la promoción mundial del filme)”, aseguró.

“Conozco a cineastas como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y trabajé con Emmanuel Lubezki, cinefotógrafo excelente, en Reality Bites (1994), es brillante”, finalizó.  

Claves

Cercano a México

- Ben Stiller señaló que le recomendaron ver la cinta No se aceptan devoluciones, ópera prima de Eugenio Derbez, porque “está muy graciosa”, señaló.

- El histrión, sonriente, mencionó que “le gustaría” formar parte del elenco de una telenovela mexicana.

- La cinta llegará a las salas cinematográficas del país el próximo 25 de diciembre.