"'Point Break' rescata el espíritu humano": Édgar Ramírez

La cinta dirigida por Ericson Core, que en su primera versión protagonizaron Keanu Reeves y Patrick Swayze, llega con una propuesta más natural.

México

Hace más de veinte años la ganadora del Oscar, Kathryn Bigelow, conquistó al público con Point Break, cinta que puso en pantalla a un grupo de asaltabancos y surfistas que encabezó Keanu Reeves y Patrick Swayze; a la distancia, el filme logró una nueva versión, con un grupo de deportistas extremos que buscan contraponerse al sistema y rescatar el espíritu humano.

Ericson Core fue el encargado de revitalizar esta historia, con un toque estético que dejó fuera el uso excesivo de efectos digitales: "Se filmó en locaciones reales, contrario a la tendencia actual de filmar con pantalla verde; se hizo a la vieja usanza, con los mejores atletas extremos, que fueron nuestros asesores", dijo Édgar Ramírez, quien tomó el rol que en el 91 tuvo Patrick Swayze.

Además de la majestuosidad del mar que Bigelow plasmó en la versión original, la historia actual trasciende a una exploración espiritual, que surge de un amor por el medio ambiente, por lo que los deportes extremos, como el snowboard, alpinismo, motociclismo y proximity flying, enriquecen la trama: "Es una reinvención de Point Break, adaptada a lo que es hoy", dijo Ramírez.

"La estructura es la misma, el agente del FBI (Johnny Utah) que se infiltra a una banda criminal, que en la primera versión eran surfistas, ahora somos deportistas extremos. Se trata del rescate del espíritu humano, de mostrar al mundo que éste es importante y que se ha cedido ante las amenazas del materialismo y del capitalismo salvaje", agregó el actor.

Para el nuevo Point Break (Sin límites), Édgar da vida al líder de la banda que busca infiltrar el sistema global para darle un giro a la humanidad.

"Hay una diferencia con la primera película, en la original hay un grito de inconformidad contra el sistema en la nueva versión; los deportistas, activistas, ecoguerreros o ecoterroristas no buscan revelarse, sino hacer algo por la humanidad", dijo el actor al hacer un comparativo entre las dos versiones.

Para concebir esta historia, el equipo de producción y talento le dio la vuelta al mundo, desde el Salto Ángel en Venezuela hasta Tahití, la isla más grande de la Polinesia Francesa, las montañas en Italia y locaciones en nuestro país.

"Más que una producción fue una expedición, tuvimos acceso a muchos lugares extremos donde nunca se había filmado, con condiciones climáticas comprometedoras, fue una experiencia de vida", dijo Ramírez.

En México, la producción tomó los estudios de Rosarito, ubicados en Baja California, para desarrollar la parte final de la película, en la que los protagonistas se enfrentan a una huida en medio de una tormenta; para crear estas escenas se filmaron imágenes reales de una tormenta en Australia, que casi por excepción se mezclarán con las tomas de los personajes en un tanque con efectos visuales. El tanque que eligió Ericson Core es el que usó el director James Cameron para su película Titanic. 

Claves
La historia

  • James Cameron asesoró el guión que Kathryn Bigelow tomó para desarrollar Point Break en 1991, cuando aún eran pareja y conquistaba al mundo con sus historias.
  • La nueva versión llega hoy a las salas de cine mexicanas; luego de que a fines del año pasado se proyecto en Estados Unidos.
  • La mayoría de las escenas se filmaron en locaciones reales, con la intención de plasmar en pantalla la belleza natural del mundo en México estuvieron en diversos escenarios entre ellos Rosarito, Baja California,  y San Luis Potosí.