Almodóvar considera "un honor" el premio de la Academia Europea

El director, que es merecedor de este galardón por "su contribución al cine mundial", dijo que "es una buena ocasión para estar" en la capital alemana.
Almodóvar dijo sentirse muy respaldado por la Academia de Cine Europeo.
Almodóvar dijo sentirse muy respaldado por la Academia de Cine Europeo. (AFP)

Berlín

El cineasta manchego Pedro Almodóvar, que recibirá mañana el Premio de Honor de la Academia del Cine Europeo en Berlín, afirmó hoy que se trata de "un honor", especialmente grato en una gala con tanta presencia española.

El director, que es merecedor de este galardón por "su contribución al cine mundial", dijo que "es una buena ocasión para estar" en la capital alemana.

Almodóvar dijo sentirse muy respaldado por la Academia de Cine Europeo ya que desde su creación fue muy generosa con él y con las personas que trabajaron con él, muchas de la cuales, como las actrices Carmen Maura o Penélope Cruz, ya fueron reconocidas por esta Academia en ocasiones anteriores.

El manchego, que también es candidato a la mejor comedia del año por su película "Los amantes pasajeros", indicó que sin embargo no ha "pensado" en la posibilidad de alzarse con este premio, ya que tiene "la impresión" de que no se lo van a dar, aunque si se lo dan "será bien recibido".

Almodóvar opinó que la comedia es un género que "viaja mal", ya que "está basada en diálogos, en situaciones" y personajes que "se traducen mal" a otros países, por su carácter más "local".

También defendió la existencia de un "cine europeo" reconocible, aunque dijo que es más consciente cuando viaja a otros países, como Estados Unidos.

El director español explicó que, a diferencia de otras ocasiones, está vez preparó su discurso y que en él tratará de acordarse no sólo de aquellas personas que "han dado forma" a su carrera sino también de aquellas que, si debiera debutar ahora, lo habrían

impedido.

Del mismo modo, el cineasta también expresó su preocupación por la situación actual que sufre España, unas circunstancias que calificó como "espantosas".

"Es terrible en todos los aspectos, sobre todo en los que más nos importan, que son aquellos que nos ayudan a sobrevivir tanto física como espiritualmente", declaró Almodóvar.

Asimismo, argumentó que el 35º aniversario de la Constitución española "es un buen momento para decir que ésta, la que tenemos, hay que cambiarla" para que "represente mucho más al pueblo español".

Además, dijo que le resulta difícil imaginar un futuro "dominado por una clase dominante, compuesta por los hijos de los ricos que tendrán acceso a la universidad, a la enseñanza, que tendrán una buena salud porque tendrán acceso a ella, y si tienen problemas" podrán acceder a la Justicia.

Almodóvar lamentó que actualmente se oiga hablar de "hambre" en España, algo que no había experimentado ni tan siquiera "en los años cincuenta".

Más optimista se mostró Almodóvar con la situación creativa del cine español, que a pesar de los momentos de crisis que está afrontando en la actualidad y de los bajos presupuestos con los que cuenta, esto no se traduce "en una penuria estilística", algo que le hace prever "lo mejor" para el futuro.

Por otro lado, aunque no creyó que haya que cargar a los directores y guionistas con más responsabilidades de las que ya tienen, y que la crisis como tema cinematográfico le aburre "en sí mismo", sí opinó que es innegable que la realidad "se cuela en los

guiones".

El nombre de Almodóvar está inscrito en la historia y el palmarés de esos premios desde que en 1989 -año fundacional de la Academia- ganó el de "Director promesa" con "Mujeres al borde de un ataque de nervios", que asimismo dio a Carmen Maura el de mejor actriz.