"Obediencia perfecta" llega con el pie derecho a las salas

A cuatro días de su estreno, la película sobre un sacerdote pederasta se colocó en el quinto lugar del "top ten" de la taquilla nacional, con más de 160 mil asistentes.
Pese a ser un tema que toca la religión católica, el filme ha tenido una buena respuesta en la taquilla.
Pese a ser un tema que toca la religión católica, el filme ha tenido una buena respuesta en la taquilla. (Cortesía "Obediencia Perfecta")

México

Obediencia perfecta llegó a las salas de cine con el pie derecho, no solo hubo funciones agotadas durante los primeros días, desde su estreno el jueves la película también se colocó en la posición cinco del top ten de la taquilla nacional, con más de 160 mil asistentes, casi el doble de espectadores en relación a César Chávez (más de 86 mil).

Según los datos arrojados hasta este sábado por Canacine, con información de Rentrak, Obediencia perfecta ingresó en taquilla más de 8 millones de pesos, por encima de películas como César Chávez, que logró más de 4 millones de pesos. Tinker Bell hadas y piratas, Capitán América, El gran hotel Budapest y Divergente se ubicaron por debajo.

“Sigo sorprendido, es como llenar un estadio Azteca y medio, son muchas las personas que han visto mi cinta, pero es bueno que reflexionen sobre un problema que nos atañe a todos, es bueno que se den el valor. Estoy sorprendido, porque son tres días y porque no es un tema fácil, no es una comedia”, dijo el director.

La ópera prima de Luis Urquiza se colocó a la mitad del top ten, solo por debajo de El sorprendente Hombre Araña, que este jueves, viernes y sábado metió a las salas de cine más de 185 mil personas, pero con un acumulado de más de 6 millones de asistentes, desde su estreno hace tres semanas.

“Agradezco el valor de dejar al Hombre Araña y meterse a ver Obediencia perfecta, eso me da certeza de que hay gente inteligente, que también quiere ver otras opciones, lo cual nos da esperanza a los realizadores mexicanos para seguir haciendo películas, sean comedias, dramas o cualquier otro género, lo importante es la diversidad en pantalla.

“Más allá de estos números, me agrada que haya opción en cartelera, que se puedan ver películas como César Chávez o El Hombre Araña, no son del corte de mi película, pero al final el que gana es el público, porque hay variedad. Lo bello es la diversidad,  que la gente tenga la oportunidad de elegir cuando entra al cine”, añadió.

Desde el día de su estreno, Obediencia perfecta registró funciones agotadas, “no había boletos; de hecho, el jueves fui a una sala para ver las reacciones del público y me sorprendí. Independientemente de cómo cierre la taquilla este fin de semana, me quedo con ese aplauso y esa sala llena, lo que venga ya es ganancia”, explicó Urquiza.

“Agradezco a cada una de esas personas que pagó un boleto, porque no hicimos una película para el escándalo, ni el mal gusto, hicimos una película que la gente puede ver (clasificación B15), como lo han hecho este fin de semana, pese a tener otra opción en la marquesina, a mi me da gusto sumar a la variedad de historias”, añadió el cineasta.

Obediencia perfecta cuenta con la actuación de Juan Manuel Bernal, quien desde el inicio compartió lo complejo que le fue dar vida al personaje; después del rodaje comentó que había tomado terapia psicología y practicó yoga, para desprenderse del papel.  

No hay críticas

Luis Urquiza comentó que con el estreno de Obediencia perfecta le han llegado algunas críticas, pero nada de qué preocuparse, “han sido en redes sociales, nada serio, sólo le cuestionan a Juan Manuel Bernal por qué si es católico hizo este papel”.

“La verdad es que han sido los menos, en redes son más las personas que nos apoyan y que están de acuerdo con la película, pero sé que tienen sus razones, no todos deben estar de acuerdo con nosotros”, añadió.

“Ninguna autoridad ni legionario han reclamado, pero qué me importa si me responde Norberto Rivera, lo que haría sería darme más público”, dijo Urquiza.