Obama aplaude a Sony por estreno de 'The Interview'

El mandatario estadunidense celebró la decisión de Sony Pictures de difundir la cinta que Corea del Norte calificó de "acto terrorista", a pesar de las amenazas recibidas en días previos. 

Washington

Obama celebró la rectificación de Sony al apuntar que "permitirá al público que se forme su propia opinión sobre la película".

"Nuestro país cree en la libertad de expresión y en el derecho a la libre expresión artística", recalcó el portavoz de la Casa Blanca, Eric Schultz.

Entretanto, Corea del Norte ha estado sufriendo cortes en su conexión a internet que han desatado las primeras especulaciones sobre un eventual contraataque de Estados Unidos.

El martes la conectividad del país comunista sufrió una breve interrupción, luego de haber colapsado durante nueve horas y 31 minutos el lunes.

Las causas precisas de la falla en Corea del Norte, donde de por sí el acceso a internet es muy limitado, aún no han sido confirmadas, pero expertos afirmaron que el tipo de problema se asemeja al causado por un ataque de "negación de servicio".

Washington acusa a Corea del Norte de estar detrás del robo de información digital al estudio de Hollywood y Obama prometió responder "proporcionalmente" a tal ataque.

Los "hackers" habían lanzado amenazas a todos los cinéfilos que se atrevieran a ir a ver la película, evocando los ataques del 11 de septiembre de 2001.

En respuesta, Sony Pictures había anunciado hace apenas seis días que no les quedaba otro remedio que retirar la cinta de los canales de distribución, ante la negativa de los principales cines del país a proyectarla.

La resolución de Sony pareció una claudicación, tras soportar al mismo tiempo la filtración de cientos de correos de mensajes internos y datos confidenciales de 47.000 empleados en un ciberataque el 24 de noviembre.

Varios expertos valoraron en hasta 500 millones de dólares el impacto del ataque, reivindicado por un grupo autodenominado Guardianes de la Paz o GOP (Guardians of Peace, en inglés).

Pyongyang ha negado categóricamente estar detrás del ataque a Sony, aunque lo calificó de "acto legítimo" porque el film es un "acto de terror sin sentido".