Niños triquis llegan a la pantalla grande

El equipo de baloncesto viajó a España para participar en la Copa Barcelona y filmar parte del documental Celestino "So’ Xiriqui" de Francisca D’Acosta.
El documental no tiene un fin antropológico, por el contrario, busca un retrato íntimo que refleje la forma de vida de estos pequeños.
El documental no tiene un fin antropológico, por el contrario, busca un retrato íntimo que refleje la forma de vida de estos pequeños. (Celestino So’ Xiriqui)

México

La estancia de los niños Triquis en España no sólo obedeció a su participación en la Copa Barcelona, también para unirse al rodaje del documental Celestino So’Xiriqui, el cual toma forma bajo el sello de Ramiro Pedraza y Fran D’Acosta Turrent, quienes buscan retratar el contraste que experimentan los llamados 'Gigantes descalzos de la montaña', entre su pueblo y sus visitas al extranjero.

“Ellos vienen a Barcelona para competir en un torneo de basquetbol, pero además de la liga que jugarán, los niños van a visitar otros lugares que tienen programados, algunas entidades de México y España”, dijo en entrevista Ramiro Pedraza, productor del documental Celestino So’Xiriqui.

Desde la semana pasada, los niños arribaron al país ibérico, y como parte de sus actividades previas a los partidos visitaron algunos lugares emblemáticos de Barcelona, mimos que quedarán plasmados en el documental que dirige Francisca D’Acosta, quien se interesó en la historia de los niños triquis por su capacidad de imponerse a las adversidades.

Lejos de jugar sin tenis y ser reconocidos por ello, los ahora llamados “gigantes descalzos de la montaña” experimentan una realidad ajena a la que viven en Oaxaca, “vienen desde muy lejos para encontrarse con algo muy diferente a lo que viven en Río Venado y ese contraste nos llamó la atención, es lo que queremos mostrar”, comentó D’Acosta Turrent.

“Crecí rodeada de historias similares por el trabajo de mis padres en casas de cultura y eso es parte de mi vida, por eso decidimos contactar al entrenador Zúñiga (Sergio), para preguntarle si nos permitía hacer el documental y dijo que sí”, añadió la realizadora, quien por cierto inició el rodaje de Celestino So’Xiriqui desde la llegada de los niños a España.

El documental no tiene un fin antropológico, por el contrario, busca un retrato íntimo que refleje la forma de vida de estos pequeños; la historia será contada por Celestino, un niño de nueve años que comparte vivencias, dentro y fuera de la cancha con Deysi, Bernabé, Néstor, Abimael, Melquíades, Efrén, Maximiliano, Fernando, Tobías y Dylan.

“La parte de Barcelona es como un cuento, Celestino narra su experiencia y crecimiento desde su pueblo hasta el otro lado del mundo, luego regresamos con él hasta Río Venado, para conocer la casa de sus padres, los colores de la bandera y la vida en las canchas. No es un documental de datos brutos, es mucho más íntimo”, explicó la cineasta.

“Lo que más queremos es que sea un proyecto muy personal y empático, tratado desde el punto de vista del personaje. Lejos de que sean niños triquis, queremos que se vea a Celestino como una persona con la que todos nos identifiquemos, queremos quesea una historia de emociones y experiencias”, añadió D´Acosta Turrent, quien aún es estudiante de cine.

El documental estará listo para finales de año y aunque no tienen definido un plan de distribución, se planea que el estreno sea en Río Venado, pueblo natal de los jugadores triquis. La primera parte se filmó la semana pasada en Barcelona, pero la producción viajará a México, para concluir la historia en Río Venado, Oaxaca.

Buscan apoyo

Como parte del financiamiento, el productor Ramiro Pedraza inscribió el documental a Fondeadora, una plataforma digital que implementó la estrategia de crowdfunding (donaciones del público) para apoyar proyectos mexicanos, “la meta en Fondeadora es como de 60 mil pesos, pero en realidad costará un poco más”, explicó la cineasta Francisca D’Acosta.

Para garantizar la idea central de la historia, Francisca y Ramiro optaron por no recurrir a fondos o estímulos fiscales, solo cuentan con el apoyo de un par de instituciones culturales para facilitar la realización del documento fílmico. Aún les quedan un par de días para reunir recursos en la paltaforma digital de Fondeadora.