Rechazan judíos ultraortodoxos película de Natalie Portman

Portman se encuentra en estos días en la ciudad santa para grabar Amos Oz, la película que supondrá su estreno como directora de cine. 
Natalie Portman también acudió al estreno.
Natalie Portman protagonizará la cinta. (Reuters)

Jerusalén

Judíos ultraortodoxos residentes en el barrio Nahlaot de Jerusalén han pedido al ayuntamiento de la localidad que impida que la actriz Natalie Portman grabe una película de cine en esa zona de la ciudad santa, según ha informado el diario israelí Haaretz en su edición digital.

Nacida en Jerusalén, Portman se encuentra en estos días en la ciudad santa para grabar la película que supondrá su estreno como directora de cine, Una historia de amor y oscuridad, una cinta basada en una obra del escritor israelí Amos Oz.

La actriz, que tiene la doble nacionalidad israelí y estadounidense, ha comenzado la grabación de su primera cinta en el barrio de Nahloat. Según la cadena de televisión israelí Canal 10, la directora debutante ha pedido todos los permisos para grabar en ese barrio de Jerusalén en el que residen judíos ultraortodoxos pero las autoridades municipales no han informado a los residentes.

Los residentes han decidido ahora pasar a la acción y han enviado una carta a las autoridades municipales en la que se quejan de que la película tenga escenas en zonas próximas a sinagogas y escuelas judías. "Las escenas que se están grabando deberían haber sido examinadas antes para garantizar que no ofenden las sensibilidades de nadie", han indicado los vecinos en su misiva.

Varios judíos ultraortodoxos han realizado grafitis en las calles del barrio en las que denuncian lo que consideran una "invasión extranjera" en su distrito. Las autoridades locales han asegurado a los vecinos que los actores vestirán de forma correcta.

La teniente de alcalde de Jerusalén, Rachel Azaria, ha asegurado a Canal 10 que existe una tensión constante en Jerusalén por la diversidad que alberga la ciudad santa y al determinación de algunos sectores por impedir dicha diversidad"

Portman se encuentra en Jerusalén con su marido Benjamin Millepied, un bailarín y coreógrafo francés que ha anunciado que se convertirá al judaísmo, y con su hijo Aleph, de dos años y medio.