‘Mr. Turner’, de Mike Leigh, es bien recibida en Cannes

La película muestra los últimos 25 años de la vida de pintor consagrado como artista y adulado por sus pares pero también objeto de burlas y críticas.
(De izq a der) Los actores británicos Dorothy Atkinson, Timothy Spall, el director de cine Mike Leigh y la también actriz británica Marion Bailey, posan para los fotógrafos durante la presentación de la película 'Mr. Turner'.
(De izq a der) Los actores británicos Dorothy Atkinson, Timothy Spall, el director de cine Mike Leigh y la también actriz británica Marion Bailey, posan para los fotógrafos durante la presentación de la película 'Mr. Turner'. (EFE)

CANNES, Francia

El director británico Mike Leigh cosechó aplausos y excelentes críticas este jueves en Cannes en el estreno de "Mr. Turner", una película sobre el "pintor de la luz" inglés precursor de los impresionistas encarnado por Timothy Spall.

Una esmerada reconstrucción de época del siglo XIX traslada el espectador al principio de la era victoriana, cuyos aspectos más sombríos sirven como elemento de contraste con la sublimación por el arte del famoso pintor.

"Turner fue un gran artista, uno de los más grandes de todos los tiempos, y un pintor revolucionario", dijo a la prensa Mike Leigh, director de "Secretos y mentiras", que le valió una Palma de Oro en Cannes y lo consagró en 1996 como uno de los mejores cineastas ingleses.

Leigh construye la película ambientada en el estuario del Támesis en torno a los contrastes de la personalidad de J.M.W. Turner (1775-1851), un ser de aspecto tosco pero dotado "de un gran corazón y un gran genio".

"El genio no siempre viene en los mejores envoltorios", ironizó Timothy Spall, al explicar su trabajo de composición para encarnar a un artista devorado por su propia obra.

Turner frecuenta la aristocracia y los burdeles, usa a la gobernanta para satisfacer sus necesidades inmediatas, y termina instalándose en una pensión de familia al lado del mar, cuya propietaria (Marion Bailey) se convierte en su compañera por el resto de sus días.

Maestro a la hora de fijar la luz de los paisajes marinos en la tela, Turner se expresa a menudo en la vida cotidiana mediante un gruñido casi animal.

"Tiene un millón de cosas para decir pero le sale ese gruñido", explica Spall, que se hizo famoso encarnando al personaje de Peter Pettigrew de las películas de Harry Potter y a Winston Churchill de "El discurso del rey".

La película muestra los últimos 25 años de la vida de Turner consagrado como artista y adulado por sus pares pero también objeto de burlas y críticas, incluyendo las de los propios reyes Victoria y Alberto.

Al mismo tiempo, la obra de Turner sirve a Leigh como justificación para elevar un himno a la luz -la esencia del cine- captada en todos sus matices por la cámara de Dick Pope, que trabajó varios años junto al realizador para compenetrarse con el universo del pintor.

"Investigamos la paleta de Turner y después dividimos nuestra propia paleta de colores en función de eso", explicó Pope.

Según Timothy Spall, actor que da vida al pintor, Turner era fundamente "un pintor de lo sublime", y la película aspira a mostrar "la tensión entre la belleza y el horror de la naturaleza, y la pequeñez del ser humano en medio de todo eso".

A juzgar por la salva de aplausos cosechada en Cannes donde compite por la Palma de Oro, la meta fue alcanzada, aunque algunos deploraron la extensión de esta cinta de 2 horas y 29 minutos. Un primer tweet de David Ketchum, de la revista Variety, saludó una película "impecablemente armada, con perfección cinematográfica absoluta".