Michael Fassbender pierde la cordura en ‘Macbeth’

La cinta hoy la competición oficial de la 68 edición del festival de Cannes.

Cannes

Michael Fassbender ofreció hoy en Cannes una interpretación llena de fuerza en un 'Macbeth' en el que, sin embargo, Marion Cotillard se muestra demasiado débil, una película del australiano Justin Kurzel que cerró hoy la competición oficial de la 68 edición del festival.

"Nadie me dijo que (Macbeth) sufría desórdenes postraumáticos. Eso lo cambio todo para mí", explicó en una rueda de prensa Fassbender, que recordó los problemas que sufren los soldados que regresan de Irak o Afganistán y que sufren alucinaciones.

"Están caminando por la Croisette (bulevar principal de Cannes) y se creen que están en Basora (Irak)", dijo el actor, para quien Macbeth es alguien "que está muy fracturado desde el comienzo por su trabajo de soldado" y esa idea es la que dio sentido a su interpretación.

Nunca antes había sentido tanta presión para abordar un personaje: Marion Cotillard


Además para el actor irlandés de origen alemán, aunque siempre se ha dicho que el drama de Shakespeare es una historia de ambición, para él trata sobre "la pérdida de la relación entre la pareja, la pérdida de un hijo y la pérdida de la cordura".

Una película rodada en Escocia y en medio del invierno, lo que hizo que fuera "extremadamente difícil", pero se trataba del escenario original de la tragedia de Shakespeare y el mejor lugar para escuchar "esas increíbles palabras", explicó el director.


Junto a Fassbender y en el papel de la terrible Lady Macbeth, la que impulsa a su esposo a la traición y al asesinato para ocupar el trono, la francesa Marion Cotillard en un papel que tiene un perfil mucho más bajo de lo que suele tener uno de los personajes femeninos más fuertes del teatro clásico.

Lo primero que le atrajo del proyecto fue "la inmensa oportunidad de declamar a Shakespeare en la lengua de Shakespeare", en un texto que Kurzel ha querido dirigir "hacia la intimidad y profundidad de los personajes", explicó Cotillard.

Una interpretación "muy sutil, casi suave, que creaba un contraste vertiginoso con la violencia de las relaciones de los personajes".

'Macbeth' es "una obra intimidatoria, con personajes muy intimidatorios", resaltó la actriz, que aseguró que "nunca antes había sentido tanta presión para abordar un personaje".

Un personaje que tenía una gran dificultad por el inglés clásico que utiliza. "Siempre tengo la necesidad de rendir un homenaje a un texto, especialmente si es de Shakespeare".

Una actriz que fue calificada como "la mejor" por su compañero de reparto, con el que mostró una gran complicidad durante la rueda de prensa.


Fassbender y Cotillard son los protagonistas de una nueva versión de un texto que ha tenido numerosas versiones tanto en el teatro como en el cine, muchas de las cuales fueron visionadas por el actor antes de emprender este proyecto.

"Vi todas las versiones de 'Macbeth' que pude para prepararme el papel, algo que me ayudó mucho, y el que más me gustó fue el de (Akira) Kurosawa", dijo Fassbender en referencia a "Throne of Blood" (1957).

Porque interpretar a Macbeth era una idea "aterradora", afirmó el actor, que aseguró que "todo ese miedo desaparece cuando empiezas. La mejor solución para los nervios es el trabajo".

Shakespeare es un genio y definitivamente quieres respetarlo: Michael Fassbender


Un trabajo duro para dominar el lenguaje, encontrar el ritmo y explorar las numerosas formas en que un texto de Shakespeare puede ser abordado e interpretado.

"Shakespeare es un genio y definitivamente quieres respetarlo, se trata de hacer algo que se ajuste a la visión del director, pero siempre desde el respeto", agregó.

Unos personajes complejos y profundos que tuvieron su efecto en los actores, como ambos reconocieron. "Es inevitable que queden residuos del personaje", dijo Fassbender, mientras que Cotillard afirmó que es "la primera vez" que ha tenido problemas para dejarse llevar totalmente por un personaje.

"He hecho muchos papeles dramáticos, pero este es muy muy oscuro, en otros pese a la dureza siempre había posibilidad de encontrar algo de luz", agregó.

Una película que cerró hoy la competición oficial de Cannes, que ha contado con 19 largometrajes -entre ellos 'Chronic', del mexicano Michel Franco-, de los que mañana saldrán los ganadores de los premios de esta 68 edición, entre ellos la Palma de Oro.