Kristyan Ferrer actúa para romper estigmas

Como parte del cortometraje "Están curados", el actor hace una crítica a las “terapias” que pretenden "quitar" la homosexualidad.
El histrión ha realizado ya otros papeles con roles gay.
El histrión ha realizado ya otros papeles con roles gay. (Clasos)

Mexico

El cortometraje Están curados, que forma parte de los competidores del rally universitario organizado por el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, representa para Kristyan Ferrer la oportunidad de interpretar a su tercer personaje gay y de lanzar una crítica a las “terapias” que pretenden curar la homosexualidad.

“Me parece una gran oportunidad de exponer el tema; seguimos atorados. Hace poco un joven amigo actor se quedó en una película y el director le quitó el papel, porque supo que era gay. Es lamentable que se relacione de esta forma; la comunidad gay tiene mucho talento y no se debe juzgar la preferencia sexual”, dijo Ferrer.

“Es mi tercer personaje homosexual, pero me encanta, no es que lo sea, solo me parece que interpretando personajes así se puede apoyar, se debe quitar el estigma de que las personas gays no tienen posibilidades, no me molesta hacer estos roles, con Moronga me puse tacones, fui un muxe; en 600 millas también fui gay”, añadió.

Están curados cuenta con la pluma de Gustavo Adolfo Ambrosio, quien también dirigirá el proyecto en un lapso de 48 horas, como parte del reto que lanza GIFF a jóvenes realizadores.

El estudiante de guión del Centro de Capacitación Cinematográfica explicó que la idea surgió de una experiencia personal.

“En 2010 me enteré que en Guanajuato hacían este tipo de terapias y, por supuesto me indignó, partían de un sistema que más que ayudar perjudicaba a la persona haciéndola sentir enferma. Usaban el esquema de Alcohólicos Anónimos. Comparaban la homosexualidad con la drogadicción y el alcoholismo”, dijo el director.

Además, contó: “Mis padres buscaron llevarme a terapia, afortunadamente todo se solucionó y la terapeuta mandó al carajo a mis padres y todo quedó normal. Pero me dije: ‘¿cuántos chavos están, estuvieron y estarán en mi situación?’ Y por eso me interesó hacer una ficción del tema”, agregó el estudiante de cine.

El cortometraje se suma a la lista de historias que exploran en la pantalla con temáticas homosexuales, aunque la idea no es que estas películas se dirijan a un nicho, sus creadores buscan catapultar su sentir a las masas, a fin de que se geste un cambio paulatino en la forma de ver el mundo, sin prejuicios y con mayor tolerancia.

 “La idea es que esto salga del guetto y que, de verdad, haya un avance social respecto a la cuestión de orientación y género. No solo poner banderas de arcoíris en Facebook, sino pasar a una integración social”, explicó Ambrosio.   

La historia

Están curados es la historia de un chico que es enviado a un grupo terapéutico para curar su homosexualidad, pues su madre no pierde la esperanza de que su retoño encamine su vida al lado de una mujer.

“Llega a tomar terapia y siente que cada vez se ve más hombre, cuando su novio lo busca y le dice que no puede seguir, pero luego ve al líder del grupo besándose con otro hombre”, dijo Kristyan.