La Berlinale abre con frío recibimiento

La cinta 'Nadie quiere la noche', acogida con un silencio lapidario en el pase a la prensa, fue rodada en una región remota del norte de Noruega.

Berlín

La película de drama y aventura en el Polo Norte de la española Isabel Coixet y protagonizada por Juliette Binoche abrió este jueves la 65ª edición del festival de cine de Berlín.

La recepción del público fue casi tan fría como los paisajes de Groenlandia donde se desarrolla la acción de 'Nadie quiere la noche'. La historia está basada en la vida real de Josephine Peary, la determinada esposa de Robert Peary, el explorador norteamericano que dirigió la primera expedición al Polo Norte.

Binoche interpreta a Josephine, una mujer instruida y con carácter que en 1908 emprende la temeraria aventura de acceder a su parte de gloria en la hazaña de Robert Peary, acompañada por un guía polar interpretado por Gabriel Byrne.

La mujer logra llegar al campamento de base, donde conoce a una mujer esquimal llamada Alaka (Rinko Kikuchi), antes de enterarse que es la amante embarazada de su marido.

Las dos mujeres arropadas en pieles de animal para luchar contra el frío extremo inician entonces una larga vigilia a la espera del regreso de Robert.

Mientras se aproxima el invierno polar y su oscuridad perpetua, Josephine lucha contra sus celos de Alaka, que no vive su relación con Robert con el mismo sentido de "propiedad".

Pero a medida que avanza el embarazo de Alaka y que los víveres comienzan a escasear, Josephine, excelente cazadora, asume la responsabilidad de la supervivencia.

La película, acogida con un silencio lapidario en el pase a la prensa, fue rodada en parte en una región remota del norte de Noruega, la misma donde se filmaron las escenas del planeta Hoth en "El imperio contraataca".

Binoche contó sin embargo que el elenco pasó buena parte del tiempo rodando en las Islas Canarias.

"Sólo pasamos 10 días en Noruega, el resto del tiempo se rodó en junio en Tenerife con todas esas pieles", dijo, agregando que habían contratado a un camión frigorífico para compenetrarse con el clima de la película.

"Necesitábamos generar un clima frío porque en el estudio hacía realmente calor", bromeó Binoche, que vestía traje pantalón blanco en la conferencia de prensa.

Coixet, de 54 años, dijo que se inspiró en las aventuras polares de Jack London pero que quiso imprimir al género un enfoque distinto.

"Nadie había contado la historia del Polo Norte desde el punto de vista de una mujer", dijo la realizadora española.

Binoche acotó que para ella el filme es una especie de western de mujeres.