Javier Bardem muestra apoyo a manifestantes en los Goya

El actor, este último acompañado por su madre, la actriz Pilar Bardem mostraron su apoyo a los manifestantes por el despido de personal de Coca Cola en España.
Javier Bardem y su madre, la actriz Pilar Bardem llevaron un pequeño letrero de "Stop desahucios".
Javier Bardem y su madre, la actriz Pilar Bardem llevaron un pequeño letrero de "Stop desahucios". (Reuters)

Madrid

Un grupo de unas 200 personas protestó hoy frente a la alfombra roja del hotel Auditorium de Madrid minutos antes del comienzo de la gala de los premios Goya, los más importantes del cine español.

Activistas antidespidos, figurantes de películas y trabajadores de Coca-Cola -afectados por los más de mil 200 despidos que anunció la multinacional en sus fábricas de España- lanzaron proclamas bajo la lluvia y agitaron pancartas a la llegada de los protagonistas de la noche.

Al grito de "Sí se puede" mostraron su malestar por los miles de desahucios que se ejecutaron en España en los últimos años, en medio de una crisis económica que impidió a muchas familias hacer frente al pago de la hipoteca de sus viviendas y que incluso llevó a algunas personas al suicidio.

Los figurantes, por su parte, quisieron aprovechar la mayor fiesta del cine en España para reclamar mejores condiciones salariales.

Varios actores y cineastas se acercaron hasta los concentrados. Uno de ellos fue el actor Juan Diego Botto, quien mostró en la alfombra roja y posó ante las cámaras con una letrero de la plataforma "Stop desahucios".

También lo hicieron el veterano director Fernando Trueba y el actor Javier Bardem, este último acompañado por su madre, la actriz Pilar Bardem.

Otros actores como Antonio de la Torre o Inma Cuesta, nominados en esta edición de los Goya, mostraron su apoyo a los trabajadores de Coca-Cola, que luchan desde hace semanas para intentar frenar los despidos.

Al otro lado, sobre la alfombra roja: sonrisas, nervios, tacones, vestidos de reconocidos diseñadores y alusiones a la ausencia más sonada de la noche, la del ministro español de Cultura, José Ignacio Wert, quien alegó "problemas de agenda" para no acudir a la gala tras ser abucheado en recientes eventos cinematográficos.

"Espero que esté viendo la gala desde casa por la tele y que lo que vea le haga recapacitar", dijo antes de entrar en el auditorio de la gala Juan Antonio Bayona, director de "Lo imposible" (2012), una de las películas con mejor recaudación de taquilla del cine español.

"Es triste que el máximo representante de Cultura en España no esté en el acontecimiento más importante del cine del país", criticó el actor Eduardo Noriega, protagonista de cintas como "Tesis" o "Plata quemada".

"Un ministro de Cultura tiene que dejarse la vida para que haya cine, literatura, arte... Es nuestro empleado y trabaja para nosotros", reivindicó Fernando Trueba, director de "Chico y Rita".

"Es un acto de chulería, un signo de rechazo", lamentó ante los medios Javier Bardem, uno de los actores más críticos en España con el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Buena parte de los cineastas que desfilaron por la alfombra roja hablaron sobre la "enorme distancia" que existe actualmente entre la industria del cine y el gobierno español.

"Llevo muchos años en esto y esta distancia es particularmente señalable, sobre todo por la dichosa crisis, que ha agudizado todo tipo de conflictos", afirmó el actor José Sacristán.