Incrementa Disney el rigor de sus nuevas animaciones

La nueva película de DisneyToon Studios muestra la exigencia que se tiene en para entregar un producto de calidad, que satisfaga las exigencias de los seguidores de estas producciones.
Gruff es uno de sus nuevos personajes.
Gruff es uno de sus nuevos personajes. (Especial)

Los Ángeles

A pesar de que la mayoría de las producciones que realiza el estudio DisneyToon Studios van directamente para video home (DVD, Blu Ray), el rigor en las animaciones de sus películas se ha incrementado año con año para entregar productos con altos estándares de calidad que se pueden exhibir incluso en cines.

El caso más reciente es la cinta Tinker Bell y la bestia del nunca jamás, del director Steve Loter, con la que Disney se dispuso a crecer en su forma de producción, pues el equipo de animación y de dirección de arte invirtieron años planeando cada detalle de los personajes y paisajes de la historia.

“Probablemente hay seis diferentes películas que hicimos antes de presentar lo que se ve en pantalla”, dijo Ryan Green, artista que realizó los dibujos del trabajo fílmico y quien tuvo como uno de sus mayores retos la construcción de Gruff, la bestia que se muestra como protagonista.

El animador destacó que este proceso llevó un desarrollo de “miles de dibujos” para que se pudiera ver en pantalla. Diseñaron desde la dentadura hasta la forma en cómo camina con tal de hacerlo real.

“En un principio no sabíamos lo que era el personaje, entonces empezamos a platicar acerca de cómo tenía que ser. Yo tengo estudios en biología y eso me ayudó a diseñar la anatomía de Gruff”, expresó.

“Empezamos decidiendo que queríamos que Gruff tendría
que se herbívoro y de ahí supimos cómo tenía que caminar y mover sus piernas. Tomamos referencias de hipopótamos y elefantes para hacerlo”, agregó.

También tuvieron como inspiración algunas habilidades de otros animales como un armadillo (cola), un tiburón (dentadura), una rana (lengua) e incluso un perro (en sus reacciones) para poder crearlo.

“Queríamos que se sintiera como un animal real, no como una persona en un disfraz, entonces comenzamos con la exploración y como era un animal inventado tuvimos que ver animales parecidos”, dijo.

Tras pasar el proceso de dibujos llegó la animación que se llevó a cabo después de ver las reacciones de las mascotas de cada uno de los creadores, como cuando un perro hace ciertos sonidos para querer salir de la casa. “La manera en que mueve los ojos, la boca, todo lo anotamos y lo reflejamos en Gruff”, mencionó.

Respecto al trabajo de dirección de arte, los animadores se basaron en crear un mundo inexistente basándose en paisajes de diferentes partes del mundo. Cada detalle en tipos de flores, frutos, animales y colores fueron cuidados hasta la perfección.

“Steve es un perfeccionista. En cada rincón de la película se ve el sello que le quisimos poner. No hay nada erróneo. Tardamos años en poder lograrlo”, destacó Green, quien también se involucró en este proceso.

La película Tinker Bell y la bestia de nunca jamás se estrenará en México en cines y en 3D el próximo año. Su director Steve Loter prometió que “habrá sorpresas en este formato que fue ideado únicamente para la pantalla grande”. 

Pura magia

En la cinta Tinker Bell y la bestia de nunca jamás, las hadas Tinker Bell, Rosetta, Silvermist, Iridessa y Fawn vivirán una nueva aventura, donde se meterán en algunos problemas.

Gruff es el nombre de este personaje que pondrá en problemas al mundo de las hadas, una criatura de grandes ojos y de un pelaje color gris. En la cinta se puede ver que forma parte de un antiguo mito.

Escondido en una oscura guarida en las afueras del amado hogar de las hadas, Gruff es descubierto por la curiosa y empática Fawn, el hada de los animales, que ve algo especial en sus brillantes ojos verdes.