Hombres salvando arte entre los escombros

CRÍTICA DE CINE
Smokehouse
Smokehouse (MILENIO Dominical )

México

No hay Vermeer, Da Vinci, Picasso o retablo de la Virgen de la Misericordia que valga más que una vida humana. Es un hecho. Y esta conciencia es el principal reto de una película muy bien escrita y bien dirigida que cuenta, además, con reparto multiestelar. Hay que decir que dirige, faltaba más, George Clooney.

The Monuments Man busca enaltecer a los hombres que se dieron a la exótica tarea de salvar el patrimonio artístico de la humanidad durante la guerra más cruenta que ha vivido este globo azul. Pero no se me malinterprete, como dice un general en la película: "Si es posible salvar una vida y además un Caravaggio, ¡qué mejor! Salvemos a las dos".

The Monuments Man está basada en un texto que nació con vocación de película. Reza el prólogo: "Ya Spielberg, Hanks y otros han contando las hazañas heroicas de hombres y mujeres que lucharon para liberar al mundo del nazismo, pero hay una historia que aún faltaba contar. Aquí la tienen, señoras y señores: la historia de The Monuments Man. Los escritores suplen semejante hueco en la ingente filmografía en torno a la Segunda Guerra Mundial, contando al mundo la historia heroica de quienes salvaron, no vidas, sino arte.

Por más que la adaptación tiene sus bemoles (cuesta trabajo ciertamente armar un drama con base en un documento de corte periodístico), Clooney, quién lo dijera, tiene sazón. Si algo admiro en este hombre es que ha pasado de ser una cara bonita a ser un gran actor y hoy un director decente que promete narrar la historia de la Segunda Guerra Mundial que todavía falta por contar.

Los chistes, predecibles, están basados en la idiosincrasia de los diversos involucrados en salvar el patrimonio cultural en peligro con la furia bombardera de los más rabiosos soldados aliados.

Grandes actuaciones, una historia que efectivamente hacía falta contar y un guión salpicado con anécdotas picantes hacen de estos hombres monumentales una buena opción para estas vacaciones. La Segunda Guerra Mundial sigue creciendo en tanto tópico; un tópico que hay que recordar porque digan lo que digan los amargados, en el recuerdo del horror está, tal vez, la certeza de que cosas como éstas no deben volver a pasar. Mucha gente lamenta la destrucción de Monte Casino, la pérdida del Mateo y el Ángel de Caravaggio, y yo me pregunto. ¿Qué pensará esta gente si en el fragor de la batalla hubieran perdido a su hijo, a su hija, a su abuelo, o a su madre? Salvar la cultura de los nazis no es poco y, sin embargo, lo dicho, el gran logro de este filme es que nunca, ni por un instante nos permite caer en la noción barata de que más vale el cuadro de un maestro que la vida de un niño medio muerto. Eso lo creían los nazis y, aunque aún viven entre nosotros, viva la vida. Sus ideas son poco correctas políticamente.

Mención aparte merecen Cate Blanchett y la música de Alexandre Desplat. Era necesario escribirlo. Soy fanático (en distintos sentidos) de los dos. D

The Monuments Men. Dirección: George Clooney. Guión: G. Clooney, Grant Heslov, Robert M. Edsel y Bret Witter. Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Phedon Papamichael. Con Cate Blanchetett, Matt Damon, George Glooney, John Goodman y Bill Murray. Estados Unidos, 2014

@fernandovzamora