Hilda, un retrato del clasismo en México

La cinta de Andrés Clariond Rangel competirá en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia.

México

Un racismo velado y el clasismo que se genera en cierto sector de la sociedad mexicana se convirtieron en premisa de Hilda, la ópera prima de Andrés Clariond Rangel que compite por el premio máximo del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Hilda dará mucho de qué hablar porque sus temas son de actualidad, como el clasismo y racismo que existe en México o la izquierda que está separada de la derecha, son algunos de los tópicos que están dentro de la película”, dijo Clariond, en entrevista.

Hilda, que es una de las doce películas que compiten por ser la Mejor Ópera Prima del FICM, pone en pantalla la relación entre una mujer de sociedad y su trabajadora doméstica, a quien chantajea con favores para que permanezca a su lado.

“La cotidianeidad es la base de la historia, además se toca el tema de las empleadas domésticas, que se ha manejado de forma zonza en televisión, pero aquí tomamos al toro por los cuernos, todos tienen anécdotas parecidas”, explicó el realizador.

“Son temas que pueden tocar a muchas personas porque la muchacha tiene una deuda con los señores de la casa, pero al mismo tiempo sus hijos están en una guardería que es propiedad de unos amigos de la dueña y esto les sirve para manipularla”.

El filme es una adaptación de la obra de teatro francesa escrita por Marie N’Diaye, en la que Clariond encontró relación con México; de cierta forma, el director regiomontano expone el abuso de poder que tienen algunas personas sobre sus empleados.

El contexto de la historia se remonta a la década de los años 60 en este país, la señora Lemarchand’s era una mente revolucionaria que, al pasar del tiempo, se casó con un hombre acaudalado, pero con su nueva vida entra en una crisis de identidad.

“Lemarchand’s vive en depresión por todos aquellos sueños e ideales que dejó ir, por dejar sus planes de vida para convertirse en ama de casa se siente sola, pero con Hilda encuentra fuerza y compañía. Todo es una crítica social con humor negro”, explicó.

Para dar forma a esta historia, Clariond extendió una invitación a Adriana Paz para interpretar a Hilda, “sí hubo un casting riguroso, pero me gustó Adriana, por su personalidad y fuerza. No quería caras conocidas, quizá eso fue lo complejo del elenco.

Respecto a Verónica Langer  “me gustaba desde antes su trabajo y está en la edad ideal para interpretar a la mujer francesa que plasmé en esta película”, agregó el realizador sobre su elenco, el cual se completa con Fernando Becerril y Antonio de la Vega.

El tráiler previo muestra cómo se construye una relación poco sana entre la dueña de la casa y su trabajadora doméstica; de inicio la vuelve parte de la familia, pero la crisis que atraviesa Lemarchand’s deriva en una especie de secuestro sobre Hilda.

Su ingreso a la Selección Oficial de Morelia representa un reto, “es un honor estar en la misma sección que los directores que admiro, he visto algunos de sus trabajos anteriores y me siento honrado de que mi primera película esté presente con ellos”, explicó Andrés.   

Claves

- La película se filmó en la Casa Prieto de Luis Barragán, inmueble nombrado patrimonio de la humanidad “en la que nunca se había hecho una cinta, es una locación hermosa que aprovechamos para contar la historia”, dijo Andrés Clariond.

- Entre el equipo que acompañó al realizador se encuentra Héctor Ortega, fotógrafo de Búfalo de la noche, Dela calle, Canela,From Prada to Nada y Viaje redondo.

- La dirección de arte del filme corrió bajo la supervisión de Hania Robledo, quien estuvo en las películas Paraíso y Nacho libre; producen  la trama Nicolás Celis y Gabriel Nuncio.