"Guten Tag, Ramón" arrasa en las Diosas

Pecime se dio a la tarea de homenajear las trayectorias de Gustavo Rojo, Norma Lazareno y Maribel Fernández, La pelangocha, en su premiación a lo mejor del cine.
El cineasta Jorge Ramírez Suárez se llevó la noche.
El cineasta Jorge Ramírez Suárez se llevó la noche. (Clasos)

México

Aunque la gran favorita para conquistar a las Diosas de Plata era Obediencia perfecta, fue Guten Tag, Ramón la historia que consiguió el voto de los Periodistas Cinematográficos de México (Pecime), al obtener siete estatuillas, entre ellas Mejor Película, Dirección y Guión.

“Me da pena volver a subir, he dicho tantas cosas, pero en este momento quiero dar las gracias a quienes hicieron posible esta historia, el cine se logra en equipo. Que el premio lleve el nombre de El Indio Fernández es un honor”, dijo Jorge Ramírez Suárez, director de Guten Tag Ramón.

La categoría de Mejor Actor y Actriz fueron conquistadas por Harold Torres y Sofía Espinoza, “Muchas gracias al equipo de Gloria y a los creativos, compañeros y todos los que hicieron posible esto, gracias a Max Unino y a mis amigos por apoyarme en todo”, comentó la actriz.

Con setenta años de existencia y 44 de llevar a cabo esta ceremonia de premiación, Pecime reconoció las trayectorias de Gustavo Rojo, Norma Lazareno y Maribel Fernández La pelangocha, quienes se mostraron entusiasmados y agradecidos por recibir una distinción en vida.

“Lo que Pecime me está ofreciendo esta noche es un bello recuerdo; dicen que recordar es volver a vivir, pero no concibo vivir recordando en un sillón, yo creo que vivir es esto, seguir trabajando, seguir activo, esto es vivir”, comentó Gustavo Rojo al recibir su Diosa de Plata.

El evento contó con la presencia de Martha Higareda, que acompañó a su hermana Miri en su nominación, al igual que Daniel Arenas, Libia Brito, y Héctor Bonilla, quienes fungieron como los maestros de ceremonia.  

Claves

Otros ganadores

- Obediencia perfecta, la cinta de Luis Urquiza, solo alcanzó dos estatuillas de once.

- Güeros, de Alonso Ruizpalacios, se convirtió en la Mejor Ópera Prima.