‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ la favorita en los Goya

La película española es la gran triunfadora de la 28 edición de los premios Goya, al conseguir seis de los siete galardones a los que optaba.
David Trueba recibiendo su premio.
David Trueba recibiendo su premio. (Reuters)

Madrid

La comedia surrealista "Las brujas de Zugarramurdi" arrasó con ocho premios Goya del cine español el domingo, pero el honor a la mejor película se lo llevó "Vivir es fácil con los ojos cerrados", entre otros galardones principales.

El drama de David Trueba, que relata el encuentro real entre un profesor de inglés y el Beatle John Lennon en la España de los años 60, sedujo a los académicos españoles en las categorías que marcan la diferencia y se alzó también con las estatuillas al mejor director, mejor guión original y mejor actor, para Javier Cámara.

En tanto, "Las brujas de Zugarramurdi" de Alex de la Iglesia obtuvo, entre otros, los premios a la mejor actriz de reparto, para Terele Pávez; montaje, sonido, efectos especiales y vestuario. Este último Goya fue el segundo consecutivo para el diseñador Paco Delgado, que el año pasado fue candidato al Oscar por su trabajo en "Los miserables".

Latinoamérica triunfó en las categorías de mejor cinta animada, para "Metegol" ("Futbolín" en España) del argentino Juan José Campanella, mientras que Venezuela consiguió su primer Goya a la mejor película hispanoamericana por "Azul y no tan rosa", de Miguel Ferrari.

"En Venezuela se están viviendo los Premios Goya como si fuese la final de un mundial de fútbol", señaló Ferrari con evidente emoción.

El premio a Pávez, de 74 años, fue uno de los momentos más emotivos de la ceremonia. La veterana actriz recibió el primer Goya de su larga carrera de manos del astro español Javier Bardem. Pávez destacó en algunos papeles durante los años 1980, pero cayó prácticamente en el olvido hasta que De la Iglesia la rescató para su célebre "El día de la bestia" en 1995.

"Siempre estaré muy agradecido a la profesión", dijo emocionada entre los aplausos de un auditorio que la ovacionaba de pie.

"Las brujas de Zugarramurdi" se impuso a la otra gran comedia favorita de la noche, "La gran familia española", que se conformó con sólo dos de los 11 Goya a los que aspiraba.

El humorista Manel Fuentes condujo la vigésima octava edición de los premios Goya, marcada por la fuerte crisis que sacude el sector en España y la ausencia por primera vez en la historia de estos premios del ministro de Cultura, José Ignacio Wert. El cine español, fuertemente dependiente de las subvenciones públicas, se ha visto sacudido por la medida que gravó el IVA del sector cultural del 8% al 21% actual.

Como resultado, además de otros factores, la taquilla española registró en 2013 el peor resultado de la última década. La recaudación fue de 508 millones de euros (690,5 millones de dólares), 16% menos que el año anterior. Ningún título nacional se situó entre las diez películas más vistas.

"Hoy en día hacer una película (en España) es casi un acto heroico", dijo el presidente de la Academia Enrique González Macho, que volvió a reclamar al gobierno una política coherente con la industria.