Gary Frank: "Dibujar a Batman a veces me deprime"

El ilustrador señaló que hay buenas y malas interpretaciones de Batman en los últimos años, pero el cómic sigue siendo la esencia del personaje.
El creativo habló sobre la realidad que viven sus ilustraciones.
El creativo habló sobre la realidad que viven sus ilustraciones. (EFE)

Barcelona

Considerado como uno de los renovadores de personajes como Batman o Superman, el ilustrador británico Gary Frank se encuentra en España para conmemorar el 75 aniversario del primer cómic del héroe que encarna Bruce Wayne, una historia cuya atmósfera "oscura" le invade hasta el punto de que, a veces, se deprime dibujándola.

Gary Frank es el dibujante de cabecera de Geoff Johns, el guionista que ha actualizado algunos de los personajes de la editorial estadounidense DC Comics y que ahora se encuentra en pleno trabajo de creación del segundo volumen de 'Batman: tierra uno', un proyecto que verá la luz en otoño de 2015.

"Han habido muy buenas y muy malas interpretaciones de Batman en los últimos años. Geoff (Johns) ha captado la esencia del personaje. Mi satisfacción cuando acabo un libro es pensar que he dibujado unos personajes reales, humanos", explicó en una entrevista.

Si en el primer volumen se explicó la historia de cómo Bruce Wayne busca vengarse de los responsables que mataron a sus padres, en el segundo tomo el personaje empieza a aceptar que está convirtiéndose en Batman.

"Entiende que hay otros problemas que solucionar en la sociedad y empieza a hacer las cosas que habitualmente hace Batman", relata.

Con su lápiz, Frank ha sido capaz de renovar a dos héroes antagónicos como Superman, Batman o Shazam!. En este sentido, explica que disfruta más dibujando al hombre de acero, un "extraterrestre" que puede "salvar el mundo" en pocos días, si bien matiza que el "caballero oscuro" es un personaje más propio de un "mundo moderno".

"Hoy en día hay criminales mucho más terribles de lo que Batman puede encontrarse. Superman, en cambio, es un alienígena, puede solventar cualquier problema", opinó.

Residente en Lucca, un pequeño pueblo italiano situado cerca de Pisa, este ilustrador británico afirma que trabajar a 10 mil kilómetros de distancia de Geoff Johns, quien vive en Los Ángeles, no es impedimento para completar con solvencia las novelas gráficas.

Por ello, el teléfono se ha convertido en una de las herramientas más útiles para solventar dicha barrera: "El mayor reto es intentar hablar con Geoff Johns, porque él está normalmente muy ocupado y además está el problema del cambio horario. Cuando me despierto, él está durmiendo y viceversa".

Sin embargo, resalta el carácter de su compañero de trabajo que, según explica, siempre está abierto a escuchar posibles ideas del ilustrador, algo poco común en el mundo del cómic.

"Geoff (Johns) no es egocéntrico y está abierto a cambiar cosas y a lo que yo pueda opinar", apunta Frank, quien enfatiza, además, que la editorial les da "total libertad" para reinventar cualquier personaje.

Preguntado por la situación de la industria del cómic, reconoce que ha cambiado mucho desde que Hollywood se interesó, hace más de una década, en realizar películas sobre héroes.

"Las películas de superhéroes han cambiado la industria de cómic. Tenemos que aceptar que el cómic es una parte importante, pero pequeña, de la industria de los superhéroes, del entretenimiento", apuntó.

Consciente de que es uno de los ilustradores más reconocidos del mundo, Gary Frank solo se ve capaz de dar un consejo a los jóvenes que sueñan con dibujar a Batman. "Yo les diría que lo intenten con humildad, que sepan que cada día hay algo que aprender", concluyó.