Entran en acción sin trucos

La cinta 'Need for Speed' marca el regreso de la cultura automovilística de los años 70 y 80 a Hollywood; sus protagonistas estuvieron en México para promocionarla.
Aaron y Ramón llegaron puntuales y animados a la cita con sus seguidores.
Aaron y Ramón llegaron puntuales y animados a la cita con sus seguidores. (Luis Ortiz/Clasos)

México

El director Scott Waugh decidió llevar a la gran pantalla una adaptación de la franquicia de videojuegos de carreras de coches más famosa: Need for Speed, con el objetivo de revivir la cultura automovilística que Hollywood explotó en las décadas 70 y 80.

En la era digital Waugh hizo una apuesta por lo orgánico y se alejó del exceso de efectos especiales, para darle a las escenas de acción una visión más realista.

“Creo que es bueno, nuestro director quería hacer una retrospectiva a los filmes que iniciaron el género de coches y velocidad, como Bullet (1996), The Blues Brothers (1980), Vanishing Point (1971) o Smokey and the Bandit (1977), porque son muy divertidas al momento de verlas, incluso ahora, porque sabes que todos los stunts son reales, lo puedes sentir. Cuando vas al cine te hacen vivir una experiencia.

“Ahora la gente está acostumbrada a ver grandes y locas secuencias de acción, pero saben que todo es falso. Creo que es muy valiente que nuestro director quisiera hacer un regreso a todas esas cintas que no estaban realizadas a partir del CGI o una pantalla verde; lo puedes sentir en tu espina, que todas las escenas de verdad suceden”, dijo Aaron Paul en entrevista.

A la acción vívida se suma una trama que gira en torno a Tobey Marshall, mecánico que con tal de salvar el taller de su familia se asocia con el expiloto de NASCAR, Dino Brewster (Dominic Cooper), quien lo traiciona al inculparlo por un delito que no cometió, por lo que es enviado a la cárcel.

Dos años después, al quedar en libertad, con la ayuda de su leal equipo y de Julia Bonet (Imogen Poots), una bróker de automóviles, Tobey buscará venganza, tratando de derrotar a Dino en la carrera de autos callejera conocida como De Leon.

“La historia es muy interesante, porque no es solo acerca de coches, es de hecho de una revancha, con un tono diferente. Fue un viaje muy cool, por el que estoy agradecido”, aseguró Ramón Ramírez, quien da vida a Joe Peck, un amigo leal de Tobey.

“Este filme es realmente acerca de la amistad y la hermandad, lo que harías por aquellos que amas”, coincidió.

El equipo de actores que se unió a la aventura de velocidad incluye a Michael Keaton, Rami Malek, Scott Mescudi, Dakota Johnson y Harrison Gilbertson.

“El grupo de gente que conjuntaron para darle vida a estos personajes es increíble, mientras seleccionaban el elenco, supe que sería una cinta diferente, soy fan de toda esta gente”, aceptó Aaron.

 “Creo que fue genial el trabajo que se hizo en el casting porque eligieron a un grupo de hombres que nos sentimos cómodos entre nosotros, la química se ve en la pantalla, las secuencias de acción son geniales y que la historia sea la relación que existe entre estos chicos, ver cómo están dispuestos a unirse para ayudarse mutuamente es algo que realmente importa”, finalizó Rodríguez. 

Se pone bíblico

Aaron Paul, a su paso por la alfombra roja, señaló su gusto por filmar la cinta Éxodo, al lado del director Ridley Scott.

“Es una leyenda, un cineasta maravilloso, para cualquier actor es como un sueño ir a trabajar con él en el set, es genial”.

Destacó que su personaje “fue un tanto difícil, en términos de entrar en la atmósfera bíblica, pero fue muy divertido también”.

Acerca de su participación en el spin-off de Breaking Bad, que llevará por título Better Call Saul!, indicó “aún no lo sé, ya lo veremos, no sé si quieran tenerme en la serie, pero si es así, está bien”.

Por la alfombra roja desfilaron   Alejandra Molina, el grupo Jenny and the Mexicats, Miguel Martínez, Paty Díaz y Cecilia Piñeiro.

Claves

Acción

-Antes de comenzar el filme Aaron Paul y Dominic Cooper aprendieron a conducir autos de carrera en la pista Willow Springs, en el desierto de California.

-Los pilotos Tanner Foust y Rhys Millen se encargaron de conducir los podcar (armazón montado sobre los autos) de Aaron Paul y Dominic Cooper.

-Imogen Poots no sabía conducir previo a ser elegida para el filme.

-Las locaciones para Need for Speed incluyeron exteriores en California, Georgia, Alabama y Utah.