ENTREVISTA | POR MIGUEL CANE

La actriz inglesa, célebre por su papel de Daenerys Targaryen en la teleserie 'Juego de Tronos', aborda ahora el polémico tema de la muerte digna en la cinta 'Yo antes de ti'.

Emilia Clarke: La eutanasia ya no debería ser un tabú

México

Para millones de fans alrededor del mundo, la bella ojiazul Emilia Clarke (Londres, 1986) es la encarnación de la inolvidable princesa Daenerys Targaryen en la exitosa teleserie de HBO Juego de Tronos, donde a lo largo de seis temporadas han visto a su personaje madurar, pasando de ser una inocente, a ser una líder y poderosa estratega. Muchos también la recuerdan como una versión más joven de la rebelde Sarah Connor, en la más reciente cinta de la saga Terminator, así como en el escenario de Broadway, donde logró una deliciosa interpretación de Holly Golightly en una versión teatral de Desayuno en Tiffany’s.

Luego de estas experiencias, Clarke da un giro a su carrera en cine y protagoniza Yo antes de ti, cinta romántica —basada en el best-seller de Jojo Moyes—, en donde interpreta a Louisa, joven de clase trabajadora que descubre el amor cuidando de un hombre que ha quedado parapléjico a raíz de un accidente de moto. La cinta, realizada en el Reino Unido, se estrena en las pantallas mexicanas este fin de semana.

‘Yo antes de ti’es una cinta completamente diferente a los trabajos en los que usualmente participas. ¿Esto a qué se debe?

Realmente no hago demasiada planeación cuando se trata de mi trabajo; siempre estoy buscando hacer algo diferente. Por lo general leo los guiones y, dependiendo de lo que sienta al respecto de la historia o del personaje, decido si quiero o no participar en el proyecto. Las heroínas de acción que hice antes me gustaron porque eran un reto, pero en el caso de Yo antes de ti, Louisa es un personaje, como dices, muy distinto. Es tan entrañable, tan querible, que de solo leerla ya estaba convencida de querer ser ella. Así de simple. Quería hacer el personaje y lo hice.

¿Específicamente que detalles del personaje llamaron tu atención?

Muchísimos. Para empezar está su calidez, su empatía y su sensibilidad, y luego la alegría de vivir tan contagiosa, y la vena cómica que tiene. También el hecho de que siempre es solidaria y tiene deseos de ayudar. Esto me parecía un soplo de aire fresco que a veces buscas cuando te dedicas a la actuación: era algo diferente, una mujer sencilla, con mucho corazón. Es exactamente el tipo de rol del que no había leído en mucho tiempo. Louisa es un hermoso ser humano.

Además, ésta es una historia de amor muy poco convencional.

Lo es. Louisa y Will son personajes que provienen de mundos opuestos —él es un joven millonario y ella es de origen humilde—, que en realidad es la base de muchas historias de amor, pero aquí está el añadido que Will es parapléjico y ha perdido las ganas de vivir. Entonces ella es el nexo de estos dos puntos de vista y busca resolverlos, pero entonces sus emociones entran en juego. Es una trama más compleja de lo que parece a simple vista.

¿Qué tal fue trabajar con Sam Claflin como tu contraparte?

Fue realmente maravilloso porque hubo —esto lo digo para todo el elenco y el equipo técnico, pero especialmente para Sam— un enorme respeto por el trabajo de los demás y por la historia, y ambos estábamos muy comprometidos con la película. Por lo tanto, al estar ambos en personaje, hemos querido elevar esto a su más alto nivel, hacerlo del modo más sensible y profesional que pudimos. Sam es tremendamente generoso como actor y todo lo que aportó en su interpretación fue para hacer mi trabajo mucho más fácil, y yo hice lo mismo para él.

¿Sientes que la cinta captura fielmente el reto que enfrentan las personas de capacidades diferentes en su vida cotidiana?

Desde luego. Es un punto muy importante en la trama y nuestra directora, Thea Sharrock, que tiene una extensa experiencia en teatro, buscó darle todo el realismo que pudiera dársele a la situación. Hubo un asesor que trabajó en un hospital con parapléjicos y que vino todos los días al set para asegurarse de que todo era como debería ser, así que no había pasos en falso. Thea hace su debut como directora de cine con esta historia y no quería que pareciera una fantasía estilo Hollywood. Lo que se buscó fue que se retratara el estado físico y mental de Will del modo más preciso posible. Creo que la belleza de lo que hemos hecho es el corazón de una historia de amor, en realidad es muy simple, y es que no hay obstáculos para demostrar el amor a quien se ama.

El filme provocó controversia por su temática, pues algunas personas perciben que promueve la eutanasia y argumentan que simplifica algo muy complicado…

Bueno, creo que el tema es algo que estábamos preparados a tratar de una manera muy delicada y muy sensible. Obviamente, Jojo realizó una enorme cantidad de investigación al escribir el libro. Lo que nosotros buscábamos era no juzgar, sino mostrar que ésa es una opción más que tiene la gente, y es una de las cosas de las que estábamos muy conscientes. Nadie puede ejercer un juicio sobre la vida de otra persona, sin antes escuchar su voz. Nosotros no buscamos en ningún momento elogiar o condenar una situación determinada. Cada persona tiene el derecho a elegir sobre su cuerpo y sobre su vida. Lo que la historia busca, es dar un poco de luz al respecto de un tema que, en este siglo, ya no debería ser un tabú.

Dirías, entonces, que para ti esta fue una experiencia importante.

Desde luego, porque no es un melodrama romántico nada más. Por supuesto que tiene elementos de ello y también de comedia, de ternura, dureza y tragedia. La vida no es únicamente una gran fiesta. Hay de todo. Como decía, para mí, cada proyecto que emprendo es una experiencia, porque mi objetivo final, pensando en el alcance de mi carrera, es el poder hacer tantas cosas diferentes como sea posible. Quiero esforzarme en todas las direcciones. Estaba plenamente convencida de querer hacer esta película y deseosa de que contáramos esta historia tal como está escrita, sin concesiones, con honestidad. Y lo mismo hay alegría y también una enorme tristeza. Pero así es la vida.

¿Cómo crees que se sentirá el público al verla, qué puede esperar?

Yo creo que la audiencia tendrá las mismas sensaciones que nosotros tuvimos durante el rodaje: a veces no podíamos resistirlo y acabábamos muertos de risa, pero de repente, al terminar de rodar otra escena, estábamos Sam y yo con los ojos llenos de lágrimas. Esa es la verdadera magia de la película. Tiene muchísimos sentimientos y es emotiva y divertida al mismo tiempo. Realmente espero que todos disfruten tanto como nosotros disfrutamos hacerla.