Detrás de "Spiderman"

El equipo que trabaja en "El sorprendente Hombre Araña: la amenaza de Electro", platicó con ¡hey! respecto a la tan esperada cinta de Marvel.
Andrew Garfiled y Emma Stone protagonizan la película.
Andrew Garfiled y Emma Stone protagonizan la película. (Sony)

Singapur

Andrew Garfield llegó a ese lobby en un enorme hotel en Singapur sin la menor ínfula de grandeza, cansado de recorrer el mundo, pero de buenas, reflexivo y relajado. Sabía que tiene que seguir haciendo un análisis sobre Spiderman, personaje del cual ahora tiene custodia ante los ojos del mundo, y lo hace de manera directa, clara e inteligente. Así lo comprende él. “Creo que es un chavo inocente. Sigue en contacto con esa inocencia que le hace creer que puede resolver los problemas hablando en lugar de usar la fuerza. Todavía tiene fe en la gente, aunque se estén comportando de manera destructiva. En cierta forma como Gandhi. Sabe que todo mundo tiene el potencial de paz y de amar. Y eso me parece muy loable”.

En esta segunda entrega de este ciclo de Spiderman, el arácnido se enfrenta a Electro (Jaime Foxx), quien, como suele ocurrirle al superhéroe de Marvel, comienza siendo su amigo, pero ante tremendos eventos y decepciones se convierte en el enemigo a vencer. “Es la diferencia entre un guerrero y un soldado”, dijo Andrew. “La diferencia es que un soldado va al a guerra y sabe que tiene que matar. Un guerrero va pero decide si es por la causa correcta. Eso es Spiderman, un guerrero. Por eso siempre va a tratar de razonar con los villanos. Siempre lidia con las cosas como una manera de autoprotección, pero nunca es violento”.

Y en cuanto a las similitudes entre él y su personaje acotó: “Yo todavía tengo esa inocencia, o tal vez no hay que llamarlo inocencia, pero sí esperanza de que el bien está en la gente. Sé que todos tenemos la capacidad de serlo todo, pero eso incluye la capacidad de que ‘los malos’ hagan el bien. Eso es lo que trato de hacer, y me he metido en problemas en mi vida. Porque me ha metido en posiciones que son peligrosas porque tengo demasiada fe en la gente. He esperado demasiado de la gente. A veces solo hay que aceptar la situación”.

Sin duda la honestidad y falta de pretensión de Garfield es refrescante en un contexto de extremo cuidado y altos riesgos de negocio. Asume que le queda poco tiempo para poder seguir interpretando a un héroe adolescente. “¡Ya voy a cumplir los treinta años”, nos dijo. Y asegura que hay cosas que necesita para poder trabajar a gusto. Como por ejemplo la libertad para poder improvisar en algunas de sus escenas.

“No puedo trabajar con limitaciones. Me estreso y hago berrinche”. Especialmente si alguien pretende que se quede quieto y actúe como superestrella, porque Garfield no es de los que se quedan sentados viendo a los dobles hacer las escenas de acción.

“Diría que es un 75 por ciento yo, algo de increíbles efectos especiales y lo demás los stunts. Yo era gimnasta cuando era chavo, así que eso ayudó mucho. Me encanta ser físico, es de mis cosas favoritas. Me encanta el reto de interpretar a Spiderman tanto como el de interpretar a Peter vivo. Vivir esa experiencia. Es deseo misterioso e inexplicable”. 

Respecto a la relación de Gwen Stacey con Peter Parker, “creo que es amor. No hay poema que lo resuma lo suficientemente bien. Es la parte más grandiosa”.

Por su parte, Emma Stone también tiene un reto trabajo actoral en esta cinta. Quizás uno no relacionaría eso con una cinta de superhéroes, pero la combinación de elementos, incluyendo el estilo de dirección de Marc Webb y una historia, profundamente sorprendente en ciertos momentos clave, provoca precisamente ese resultado: “Fue mi primera secuela y la primera vez que regreso a un personaje. Y mucho ha cambiado para Gwen, así que fue un gusto regresar a ser ella y es muy emocionante regresar con la misma gente. Una de las cosas más importantes para ella es que perdió a su padre, que afortunadamente no es una experiencia que yo he tenido, pero sí he experimentado lo que es tener una pérdida en los últimos años. Así que elementos de lo que has vivido se lo prestas al personaje”.

En cuanto al reto de ser la pareja de Spiderman, lo cual generalmente se asocia con ‘la damisela en apuros’ (no es el caso aquí), reflexionó. “Valor. Creo que es más o menos como ser la esposa, o novia o pareja de alguien que está en el ejército. Tienes que estar dispuesta a perder a esa persona. Es un trabajo muy difícil ser ‘la persona detrás de la persona’”.

 Sin embargo para Stone y todos los que hicieron realidad esta nueva entrega de Spiderman, el papel de Gwen es mucho más que el de ‘la persona detrás de la persona’, como ella la nombra. “Creo que en su corazón y en su cabeza ella es muy, muy heroica. Aunque ella no está físicamente corriendo, evitando que las cosas pasen, creo que es una mujer brillante. Por eso está estudiando medicina, porque quiere ayudar a la gente”.