Acepto proyectos que me conmuevan: Demian Bichir

El actor descartó que Hollywood sea "una amenaza" para el cine latinoamericano porque "nosotros hacemos nuestras propias historias, tan buenas,que terminan comprando los derechos".
Demian Bichir.
Demian Bichir. (CuartOscuro )

La Habana

El actor mexicano Demian Bichir afirmó hoy estar listo para aceptar un papel que cumpla cuatro condiciones y aconsejó a los jóvenes actores paciencia y constancia porque esta carrera así lo requiere.

Esas condiciones son "la historia (el guión), quien dirige, el reparto de actores y que te permita hacer cosas distintas a las que has hecho en el pasado", precisó Bichir, nominado al Oscar en 2012 por su papel en 'A better life'.

En entrevista, Bichir ('El callejón de los Milagros' y 'Sexo, pudor y lágrimas') dijo que "siempre es el equipo humano que va a realizar la película lo que te llama la atención, y dijo sentirse cómodo igual en teatro, cine y televisión.

Bichir, de 51 años, descartó que en la aceptación de un papel influya el elemento geográfico. "Si ese proyecto es en México, España, Bolivia, Colombia, Estados Unidos, Argentina, China y Cuba por supuesto, donde sea ahí yo me voy a ir".

"Yo voy a donde haya una historia que me conmueva, que me llene, que me atrape, que signifique la posibilidad de hacer algo distinto. Seguiré trabajando donde haya un proyecto que valga la pena", precisó.

Demian se encuentra en La Habana junto con su hermano Odiseo y su padre, el director teatral Alejando Bichir, participando en un ciclo de ocho películas dedicada a la impronta de esa familia de artistas. Su otro hermano Bruno no pudo viajar.

El ciclo constituye una muestra del cine mexicano contemporáneo, con gran aceptación del público, auspiciada por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) en el cine Charles Chaplin.

"Los Bichir en La Habana" inició la noche del martes con la proyección de "El callejón de los milagros", cinta de 1995 dirigida por Jorge Fons, a partir de la adaptación de la novela homónima del Premio Nobel egipcio Naguib Mahfuz.

Disfrutando un café negro cubano que después acompañaría con un habano, Bichir recuerda que es su segunda visita a Cuba, la primera hace siete años cuando hizo un trabajo de investigación para las dos películas sobre el guerrillero cubano-argentino Ernesto "Che" Guevara.

En 2008, Demian interpretó al líder cubano Fidel Castro en las cintas "Che, el argentino" y "Che: Guerrilla", dirigidas por Steven Soderbergh y protagonizadas por el puertorriqueño Benicio del Toro en el papel de "Che" Guevara.

"Me tarde siete años en regresar. Eso no puede volver a ocurrir. Estoy encantado de estar acá no sólo porque el público cubano vea nuestras películas sino por esta eterna relación cultural y artística entre ambos pueblos", agregó.

Bichir descartó que Hollywood sea "una amenaza" para el cine latinoamericano porque "nosotros hacemos nuestras propias historias, tan buenas que muchas veces Hollywood termina comprando los derechos para poder después hacer un remake en Estados Unidos.

"La mayor amenaza son nuestras propias leyes y posibilidades de exhibición. Cada gobierno es responsable de establecer reglas justas para que la producción nacional tenga las mismas ventajas de distribución que cualquier película estadunidense", sentenció.

Informó que su primera cinta como director, "Refugio", está en fase de post producción, y señaló que el cubano Jorge Perogurría ("Fresa y Chocolate") hace un personaje clave en la película donde "armé un reparto espectacular de actores", entre ellos, Eva Longoria.

Estimó "maravilloso" poderla traer al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, en diciembre próximo, y anunció que en febrero de 2015 próximo va a rodar una película con el director mexicano Paul Leduc.

Explicó que acaba de terminar la segunda de la serie "The Bridge", de Estados Unidos, que se transmite en 120 países y en la que obtuvo el papel de co-protagonista, al lado de Diane Kruger, y está esperando si piden una tercera temporada.

Sobre las familias artísticas de México como los Bichir, al igual que las de los Soler, los Bracho y los Araiza, consideró natural ese fenómeno pues, en su caso siempre la actuación fue tema en la casa y "vimos a nuestros padres entregarse de cuerpo y alma al teatro".

Al preguntarle sobre la a veces difícil comunicación de películas latinoamericanas con el público, dijo que siempre invita a la gente a incluir en su dieta cinematográfica todo tipo de cine, aunque "hay cine mas fácil de digerir".

"Hay guiones que penetran de manera más directa y otros con otro tipo de lenguaje, pero pasa lo mismo en la literatura y la pintura. Sólo los grandes genios podrán darle gusto a más gente".

Citó como ejemplo que Estados Unidos "hace cine para un gran público, que no tiene tiempo ni intenciones de pensar más allá de lo que ve y películas aparentemente huecas están bien hechas. Reúne muy bien el ABC, ellos saben cual es la fórmula para construir una película".