De mago a demonio

Daniel Radcliffe agradece haber sido Harry Potter por 10 años, ya que gracias a ello puede elegir sus proyectos como actor; ahora tendrá cuernos y será Igor en "Frankenstein".
El actor espera el estreno de varias cintas.
El actor espera el estreno de varias cintas. (Especial)

México

Después de tomar un primer descanso tras una larga ronda de entrevistas para televisión, Daniel Radcliffe vuelve a la silla donde se le pregunta por su nuevo trabajo como actor en la cinta ¿Solo amigos?, que estrena este fin de semana en nuestro país. Antes de que la cámara vuelva a encenderse, comienza a hablar de la emoción por conocer a sus fans en México, país, que visita por primera vez y en el que tiene fervientes seguidores.

“Es muy gracioso. Una noche al terminar la función de The Cripple Of  Inishmaan, en la que actué en Broadway, al salir del teatro algunos fans me esperban para recibir un autógrafo o una foto. Ahí había dos chicas mexicanas, que estaban enloquecidas. Eran solo dos, no me imagino que pasará con cien”, dijo Radcliffe horas antes de un accidentado, pero al final exitoso encuentro con sus seguidores en la Ciudad de México.

Tras ligeros retoques en el pelo y dejar en manos de su asistente su teléfono celular y un encendedor que tenía en los bolsillos, Radcliffe comienza la entrevista con la misma naturalidad que fuera de las cámaras. Habla sobre la fortuna de poder elegir sus proyectos y la mala suerte de sus amigos actores al tener que aceptar malos papeles.

“Lo que te decía es que muchos de mis amigos, que son actores y que tienen mi edad, quisieran es estar en una franquicia, porque una vez que haces eso y tienes ese nivel de reconocimiento, puedes decidir qué es lo que quieres hacer. Muchos de mis amigos que reciben un guión malo y obtienen el trabajo, tienen que hacerlo; pero yo estoy afortunadamente en una posición financiera y profesional en la que si me involucro con algo es porque tengo pasión por hacerlo”, expresó el joven de 25 años.

Esa libertad llevó al actor a elegir el guión de ¿Solo amigos?, una comedia ligera donde su personaje (Wallace) tiene que tomar la difícil decisión de conservar una amistad o convertirlo en una relación. Hablando sobre decisiones complicadas, Daniel Radcliffe recuerda:

“Una de las decisiones más importantes que he tomado fue hacer Equus, porque sabía que sería controversial hacerla. Entonces un tabloide en Londres publicó: ‘¡Crash! ¿Qué es esto?’ El sonido de una carrera que se detendrá por completo, básicamente prediciendo que después de Equus se acabaría mi carrera. Cuando leí esto, algo en mí dijo: ‘Voy a probar que estas equivocado y te avergonzarás de que tan equivocado’”, recordó Radcliffe con una sonrisa.

Aquel tabloide no pudo errar más. Aún gozando de la fama de interpretar a Harry Potter por 10 años, Daniel Radcliffe ha logrado con esfuerzo la difícil tarea de diversificarse. Tuvo éxito en taquilla con La dama de negro su llegada a Broadway fue todo un suceso, primero con la mencionada Equus, luego con el musical How to Succeed in Busines Without Really Trying y recientemente con The Cripple of Inishmaan, donde obtuvo criticas positivas.

Sus siguientes pasos en el cine siguen apoyados por la fantasía que lo llevó a convertirse en uno de los rostros más populares del mundo. Ahora tendrá cuernos en la cinta Horns y después será el deforme Igor en la cinta Víctor Frankenstein, a estrenarse el 2 de octubre de 2015 en Estados Unidos.

“Sobre Horns puedo decirte que no es una cinta para todo el mundo. Me encanta la manera en la que la definió un amigo: ‘será la cosa favorita de nueve personas, y la cosa menos favorita de otras 100 personas’”, dijo y continuó sobre Frankenstein.

Víctor Frankenstein es otra película loca, la definiría como una cinta de aventura. Mi personaje, Igor, es rescatado por Víctor de una vida horrible y le regala sentimientos de autoestima y confianza. Al mismo tiempo Víctor se está volviendo loco, y mi trabajo como su único amigo es traerlo de regreso de esa demencia en la que cae al tratar de crear vida de la nada”, concluyó Daniel Radcliffe, emocionado por la vida después de Harry.