Dan pelea los 'Güeros' en la Berlinale

El conflicto estudiantil de los 90 y la discriminación fueron los temas que apreció el público del festival en el filme de Alonso Ruizpalacios.

Ciudad de México

El cine mexicano entró con buen pie en la Berlinale con Güeros, un filme dirigido por Alfonso Ruizpalacios y definido por el cineasta como un “canto a la amistad”, en formato de road movie y sobre el trasfondo de las protestas juveniles por el derecho a la educación.

El festival acogió con entusiasmo la historia, en blanco y negro, de los tres muchachos que dejan una vivienda destartalada y sin electricidad para ponerse en ruta en un auto, igual de destartalado, en busca de un cantante agónico, ídolo de la generación anterior.

   “Los héroes, cuando los tenemos delante, resultan muy distintos a como nos los imaginamos”, dijo Ruizpalacios, al término de la proyección, bajo el impacto de la acogida a su película, exhibida en la sección Panorama.

   Güeros es su primer largometraje “y éste es mi primer contacto con Alemania”, explicó, acerca de un filme que recorre las tumultuosas asambleas universitarias, con un muy buen dominio de la cámara, entre centenares de alumnos, de 1999 hasta derivar en un viejo local donde dormita Epigmenio Cruz, el viejo cantante.

   “Me inspiré en la historia real de Bob Dylan, que en una ocasión hizo un largo viaje para visitar a un ídolo del folk que se moría y cuya voz le había emocionado hasta el llanto”, prosiguió el realizador.

   Es una película hecha “entre amigos”, dijo, e interpretada por un trío de jóvenes actores (Tenoch Huerta, Sebastián Aguirre y Leonardo Ortizgris), más la inevitable “chica” (Ilse Salas) y con deliberado aire de homenaje a la nouvelle vague.

“La película pisa este festival y eso nos llena de orgullo, porque es como su destino natural, recorrer algunos festivales de cine; sé que también la pidieron para Tribeca, eso me dijo el director, porque hay un interés por moverla en estos circuitos antes del estreno comercial, ese es su espíritu”, dijo Tenoch Huerta, en entrevista con ¡hey!

 “No pertenecí al CGH (Consejo General de Huelga), pero sí fui participante del movimiento, anduve en todo ese borlote, manifestándome y marchando, tratando de conseguir un mejor país, y mira, regresó el PRI, qué lástima, pero los vamos a volver a sacar de Los Pinos, o de plano quemamos Los Pinos, para que salgan las ratas corriendo”, bromeó Huerta sobre el conflicto.

Güeros expone el conflicto estudiantil que ocurrió hace 15 años, pero también temas sensibles como la discriminación, el cual se refleja en otra de sus protagonistas, Ilse Salas, quien da vida a una chica que, además de enfrentar el cese de actividades, peleará por defender su identidad, “estoy metidísima en la huelga y soy una rojilla total, pero tengo problemas por mi aspecto.

“Es sabido que respetan poco a los güeros, sobre todo en temas sociales, e incluso llegan a decir ‘tú qué pinche güera, si eres una princesita’; en ese sentido, mi personaje también explora este problema. No se trata de alguien que existió, daré vida a una chica que inventó el escritor, por eso volví a la escuela y por eso no me dejaron cortarme el cabello”, dijo.

OTRA MEXICANA
Tiene Heredia historia de amor con Whitaker en Berlín

La 64 edición del Festival Internacional de Cine de Berlín recibió a Dolores Heredia, quien presentó la cinta La Voie de l’ennemi (Two Men In Town), en la cual trabajó una vez más al lado de Forest Whitaker (compartieron créditos en Justo en la Mira), de quien agradeció su sencillez durante la filmación de la cinta en Nuevo México.

“Todo lo que ha hecho en su carrera es extraordinario. Trabajé a su lado con un intercambio de conocimientos como actores. Tuvimos una relación muy directa y fuerte, preparamos los diálogos todos los días. Es un ser humano extraordinario, no va por la vida como una estrella”, recordó Heredia respecto al comportamiento del actor durante la filmación.

La también miembro del Comité Coordinador de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas,  aceptó que la cinta, dirigida por Rachid Bouchareb (Days of Glory), fue “un drama muy importante para mí”.

En el largometraje, Dolores encarna a Teresa Suárez, pareja sentimental de William Garnett (Whitaker), del cual compartió: “Es una trama de amor peculiar y bello. Hay una gran solidaridad entre ellos, porque él estuvo en la cárcel durante 18 años y al salir trata de reinsertarse en la sociedad, pero el mundo le va cerrando las puertas.

“Cuando leí el guión encontré una historia muy distinta de lo que había hecho hasta ahora, entendí que iba a ser una película distinta para mí, marcada por muchos silencios, además con un reparto excepcional”, añadió la actriz en la rueda de prensa en el festival, donde la cinta compite por El Oso de Berlín.

 Claves

La preparación

- Para preparar el personaje, Ilse Salas tomó clases como oyente en la UNAM, a fin de recuperar el espíritu universitario; por su parte, Tenoch Huerta solo recordó sus tiempos de gloria como uno de los estudiantes que se unió al reclamo y las manifestaciones.

- Alonso Ruiz Palacios delineó el guión por varios años; de hecho, tuvo el apoyo de la Beca Carolina y lo trabajó por un tiempo más en una residencia en Madrid, donde terminó de consolidárse la historia; se trata de su primera película y ahora compite por un Oso en Berlín.