Crece el interés por seguir sus pasos

Ante el éxito de los cineastas mexicanos, la demanda por ingresar a las escuelas de cine va en aumento.

México

A raíz de los triunfos de personajes como Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu en el séptimo arte a nivel internacional se ha incrementado la demanda por estudiar cine y secundar los pasos de los destacados directores mexicanos, cuyo trabajo ha sido distinguido lo mismo con el Oscar, el Globo de Oro y los premios Alma.

Sin embargo, las posibilidades para ingresar a escuelas especializadas son escasas, pues el CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica) y CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos) cuentan con pocos lugares.

“Es cíclica esta demanda por estudiar cine. Cada vez que salen ellos (Cuarón, Iñárritu) o se menciona algo sobre su trabajo, se incrementa el interés, pero de 500 solicitudes que recibimos solamente podemos aceptar a 15 estudiantes”, comentó el cineasta José Felipe Coria, director del CUEC.

El fervor por ser parte de este tipo de instituciones ha implicado que los aspirantes tengan que pasar diversos exámenes de conocimientos generales de cultura y cine, además de pagar una cuota por solicitud que ronda los mil pesos. 

“Motiva mucho estudiar cine en estos tiempos porque ves a figuras como Cuarón, González Iñárritu, o Del Toro, que son modelos exitosos a seguir en todos los sentidos: en la inteligencia, en la sensibilidad y en el quehacer artístico. Lamentablemente no podemos aceptar a todos”, dijo Henner Hoffman, director del CCC.

Los directores del CCC y CUEC explican que solo son 15 estudiantes los que pueden aceptar, debido a que los costos para la enseñanza se elevan a miles de pesos, debido al equipo que se utiliza.

Ante la demanda, escuelas privadas se han dado a la tarea de abrir sus propios espacios para estudiar esta carrera, como es el caso de Arte 7: Escuela de Cine y Productora, Centro Diseño, Cine y Televisión, el Tec de Monterrey y en AMCI (Asociación Mexicana de Cineastas Independientes).

“Son muy diferentes esas escuelas al CUEC, hay algunas que son de fin de semana, otras que son para cursos muy específicos; entonces, como que hay de diferentes calidades”, expresó Coria.

Para Hoffman, la enseñanza audiovisual tendría que ser desde la educación básica y no hasta la especialidad, pues consideró que “las nuevas generaciones vienen ya formadas con imágenes y hay una fórmula natural de entrar a las computadoras y jugar los videojuegos”. 

La historia

Por primera vez en 50 años, el CUEC ofrecerá una Licenciatura en Cinematografía certificada por la Universidad Nacional Autónoma de México (antes solo conseguían un certificado de estudios).

“En esencia es el mismo plan que se ofrecía antes, solo que está mejor distribuido y es más detallado, porque acaban en especialidades como dirección, sonido, montaje, animación y documental”, comentó el director.

Este lunes la primera generación hará historia, ya que luchó alrededor de 25 años para que se reconociera esta licenciatura.