Crean conciencia con filme para cuidar el medio ambiente

La historia dedicada a los niños se realizó en doce diferentes comunidades del país, bajo la dirección de Fernanda Rivero.
Los pequeños de cada comunidad tuvieron amplia participación.
Los pequeños de cada comunidad tuvieron amplia participación. (Especial)

México

Desarrollar una cinta animada en Stop Motion fue el reto que asumieron doce comunidades del país para generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente; Las aventuras del Itzel y Sonia forma parte de la programación del Festival Internacional de Cine de Guadalajara y cuenta con las voces de Joaquín Cosío, Cassandra Ciangherotti, Bruno Bichir y Arcelia Ramírez.

“Nació por iniciativa de Fundación Todo por el Cine y la Comisión Nacional del Agua (Conagua); elegimos doce comunidades que tuvieran distintos climas, costumbres y vivencias para crear una historia sobre el agua, con dos personajes protagónicos que van en busca de los guardianes del agua”, comentó en entrevista Fernanda Rivero Gutiérrez, directora de la película.

La dinámica para desarrollar la historia consistió en visitar doce comunidades, en cada una la producción hizo escala por un lapso de dos a tres semanas para impartir un taller exprés de animación en Stop Motion y con ello capacitar a las personas que se sumaron al proyecto; una vez concluido se procedió con el rodaje de las escenas correspondientes a la región.

“Nos quedábamos a vivir con ellos para enseñarles lo necesario de animación en Stop Motion, luego construíamos los escenarios, las pinturas y los personajes; una vez armado todo, filmábamos los movimientos.

“Fue un proyecto en el que todos querían participar, no fue restrictivo en edad o género, pero sí vimos muy involucrados a los niños y jóvenes de cada región.

“El reto principal de una animación de este tipo fue el tiempo, sobre todo para enseñarles los procesos de animación; es un trabajo laborioso, todo el tiempo trabajábamos duro para salir con los planes, pero todas las comunidades fueron muy participativas. Los personajes se construyeron de distintas telas de las comunidades que visitamos”, agregó la realizadora.

El recorrido comenzó en la Casa Xochiquetzal, albergue para sexoservidoras de la tercera edad, que se ubica en el Barrio de Tepito; continuó por  Sierra Morena, Toquián y Las Nubes, en Chiapas; La Pitahaya, en Veracruz; el Barrio San Martín, en el Estado de México; Palomas Xichú, en Guanajuato; Santa Ana del Valle, en Oaxaca; también en Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

“Es un proyecto infantil que muestra, a través de una historia divertida, una reflexión sobre el futuro y sobre el medio ambiente.

“Es importante que la comunidad, en especial los niños, reciban educación ambiental desde pequeños”, concluyó la realizadora sobre la película que hoy será presentada a los medios. 

Las voces:

La cinta cuenta con la participación vocal de Joaquín Cosío, Cassandra Ciangherotti, Bruno Bichir y Arcelia Ramírez; “aceptaron la invitación, porque les encantó el mensaje”, dijo Fernanda Rivero.

Cassandra Ciangherotti interpreta a la protagonista, Itzel; Joaquín Cosío dio voz a tres personajes: Señor Árbol, Ser sin Rostro y Balám; Bruno interpretó al Juglar y Flor Edwarda Gurrola a la abuela.

En la realización de la película participaron más de 500 personas de doce comunidades del país; todas recibieron capacitación sobre animación en Stop Motion a través de talleres especiales.

Luego de su proyección en festivales de cine se busca exhibirla por televisión pública: “estamos decidiendo si será con Canal Once o Canal 22, es parte del porqué se hizo esta cinta”, dijo Rivero.