Asesinan a Eduardo Coutinho, figura clave del documental latinoamericano

Coutinho obtuvo el premio de la crítica del Festival de Berlín en 1985 por Cabra, marcado para morir
Eduardo Coutinho
Eduardo Coutinho (Kinocine)

Uno de los cineastas brasileños más emblemáticos, Eduardo Coutinho, fue asesinado hoy a puñaladas en su departamento de Río de Janeiro, presumiblemente por el hijo del realizador de nombre Daniel.

El hijo del documentalista, de 41 años, fue ingresado al hospital y se reporta estable, luego de que intentó suicidarse apuñalándose en el abdomen, mientras la ahora viuda de Coutinho, María das Dores, se reporta grave luego de que recibió cinco heridas con arma blanca en el pecho y el hígado.

Coutinho de 81 años dirigió documentales como Edificio Master, Escena de juego, Babilonia 2000 y Cabra, marcado para morir. Su carrera inició en el oficio de periodista y en televisión, y fue galardonado con premios como el Kikito de Cristal, el cual le fue concedido en 2007 por el Festival de Cine de Gramado, el más importante de Brasil.

Su visión de retratar la realidad y su compromiso político le valió el reconocimiento de sus colegas como Caca Diegues y José Padilha, quienes afirmaron que su lenguaje documental había revolucionado el cine. Tanto fue su prestigio que en junio pasado la Academia le había incluído entre sus miembros.