Compite Quemada-Díez como mexicano en España

La película "La jaula de oro" fue considerada en la categoría de Mejor Película Iberoamericana por la Academia Española de Cine.

México

Cuando Diego Quemada-Díez dejó España, lo hizo con el anhelo de hacer cine en Estados Unidos, pero el destino lo llevó a nacionalizarse mexicano y filmar su ópera prima, La jaula de oro, historia que, el próximo 9 de febrero, peleará el Goya a la Mejor Película Iberoamericana y que le permitirá regresar a aquel país con el sueño cumplido.

Lo paradójico de su nominación al Goya es que Diego dejó su país por una situación similar a su razón de filmar la película: el tema de la migración, “salí hace 17 años porque murió mi madre y busqué nuevas oportunidades, necesitaba encontrarme; tenía el sueño de trabajar en cine en Estados Unidos y dirigir mis películas”.

“La muerte de mi madre y ver que mi padre estaba muy mal de dinero me llevaron a trabajar muy joven. Comencé como asistente en España, pero la industria del cine era como una mafia, no entrabas sin apellido o recomendación. Cuando llegué a Estados Unidos la situación no fue sencilla, porque tenía papeles falsos”, añadió Diego.

Recordar esta etapa de su vida lo hace sentir orgullo de sus logros en cine, pues no sólo se sobrepuso a la adversidad económica, también se nacionalizó como mexicano, situación que le permitió rodar su ópera prima: La jaula de oro, una historia que retrata el drama que viven tres migrantes, desde Guatemala hasta Estados Unidos.

La cual es muy parecida a su historia de vida, “recuerdo que cuando me conseguí papeles oficiales para trabajar en Estados Unidos participé en varias películas, después de cuatro años invertí mis ahorros en la American Film Institute, donde estudié con Gerardo Naranjo. Crecí con la influencia del cine norteamericano independiente, me inspiraron los hermanos Coen y eso me forjó una raíz  clásica del cine.

De hecho, La jaula de oro es una suma de experiencias personales, según cuenta Diego, “trabajé como operador de cámara con Alejandro González Iñárritu, en 21 gramos, fue la forma de ganarme la vida mientras comenzaba mis películas, eso me dio escuela más allá de las aulas; al final, La jaula de oro es una combinación de esas reflexiones, de mis estudios y de mi gusto por el cine”, explicó el cineasta premiado en Cannes.

Regresar a España como el hijo pródigo le vale a Diego un sueño cumplido, “me fui de España con el sueño de hacer películas y ahora vuelvo con una nominación al Goya, eso es bello; sobre todo cuando vemos un país en el que la situación no es fácil, la gente desea salir de España por situaciones económicas y políticas drásticas.

“Cada vez los ricos son más ricos y los pobres más pobres, no hay trabajo y eso provoca desesperación. Cuando estuve en Suiza, entre el público aprecié decenas de migrantes españoles, eso habla de lo mal que están, pero el problema migratorio no se va a resolver con la militarización de las fronteras y la represión contra los migrantes, se debe hablar del verdadero problema: la falta de oportunidades”, añadió.    

Claves

La producción

- La jaula de oro llegará a salas comerciales de este país a partir de las primeras semanas de marzo.

- Aunque su ópera prima ya se estrenó comercialmente en España, el director comentó que no le ha ido del todo bien, no como le fue en Italia o Francia.