Charlize Theron afirma que el Sida ha sido parte de su vida

La sudafricana convivió junto a Sean Penn y célebres invitados durante el evento Life Ball.

Los actores Sean Penn y Charlize Theron acapararon todas las miradas en la alfombra roja del Life Ball, el mayor evento filantrópico de Europa y que cada año reúne a decenas de personalidades en su gala de Viena para recaudar fondos dedicados a la lucha contra el Sida.

"Como sudafricana, el Sida ha sido parte de mi vida. Recuerdo ver morir a mis vecinos, del contrabando de medicamentos para intentar salvar vidas. Miradnos ahora. Estamos luchando por ver llegar la primera generación libre de Sida. ¡Hemos avanzado tanto!", celebró la actriz.

"Muchos de ustedes –apeló Penn- estás en la primera línea: política, artística, social. Podéis cambiar las cosas", ha pedido, recordando que un tratamiento para una persona infectada durante un año cuesta 200 dólares.

Los destellos dorados se han apoderado de la plaza del ayuntamiento de Viena para acoger una edición cuyo código de vestimenta era el oro, inspirado, bajo el título "Ver Sacrum", en el movimiento de la secesión Vienesa.

Como salidos de un cuadro de Gustav Klimt o tocados por el dedo del rey Midas, otros célebres invitados han incorporado el dorado a sus estilismos, como la soprano Anna Netrebko, la actriz Carmen Electra, o la coreógrafa o Paula Abdul.

No lo hizo así Kelly Osbourne, hija del guitarrista Ozzy Osbourne, quien lamentó "no haber leído el mail" con las instrucciones, y se presentó de negro integral, aunque aseguró que esta noche pasaría "al libro de historia de mejores noches" de su vida.

El tenor peruano Juan Diego Flórez ha sido el encargado junto a la actriz de Burlesque Dita Von Teese de entregar el galardón del evento "Crystal of Hope" al príncipe Seeiso de Lesotho por su proyecto "Sentebale", que trabaja por los niños afectados por la epidemia de VIH en el país, donde más de 37 mil menores de 14 años tienen Sida.

La amarga sorpresa del evento ha sido la confesión de su fundador, Gery Keszler, de que él mismo está infectado por el virus desde 1983.

"Yo fui uno de los primeros infectados en Austria, no sé porque estoy aquí arriba tan sano, y tantos de mis amigos están muertos", ha declarado el fundador en una emotiva intervención que ha dejado sin aliento a los festivos asistentes.

Conchita Wurst, la ganadora de Eurovisión 2014, ha protagonizado una de las actuaciones de la gala, vestida en blanco y dorado por su amigo Jean Paul Gaultier.

El modisto, un habitual de esta fiesta y que ha ofrecido un desfile con creaciones especiales para la ocasión al final de la noche, se ha mostrado sorprendido por cómo ha evolucionado este evento desde sus primeros años.

"Es increíble, se está volviendo muy grande y muy internacional", alabó el diseñador francés en el set de la televisión pública, ORF.

El objetivo caritativo del Life Ball lo ha convertido en socio de fundaciones patrocinadas por sus famosos participantes, como el "Charlize Theron Africa Outreach Project", que la actriz sudafricana ha promocionado en esta edición, o la "Clinton Health Access Initiave", promovida por el expresidente estadounidense quien, este año ha faltado a su cita habitual con el Life Ball por la campaña de su esposa.

El año pasado, el evento recaudó 2.3 millones de euros, y el resultado de esta noche se conocerá en las próximas semanas.