ENTREVISTA | POR MIGUEL CANE

Daredevil “tiene valores que lo hacen creer en la redención y en la justicia, al final de cuentas, cree en la ley”, señala este actor británico que encarna al personaje en la teleserie

Charlie Cox: "La violencia no es una solución"

'Daredevil' lanzó a la fama a Charlie Cox, haciéndolo más conocido entre los suscriptores de la plataforma digital.
'Daredevil' lanzó a la fama a Charlie Cox, haciéndolo más conocido entre los suscriptores de la plataforma digital. (Netflix)

México

El año pasado Netflix y Marvel Comics estrenaron Daredevil, primera serie original de varias (como la ya estrenada Jessica Jones) y a la que seguirán Iron Fist, Luke Cage y The Defenders, todas vinculadas al universo cinematográfico de Marvel luego de su éxito de taquilla y audiencias.

Aunque ya tenía una carrera sólida en cine y teatro, ciertamente Daredevil lanzó a la fama a Charlie Cox (Londres, 1982), haciéndolo más conocido entre aquellos suscriptores de la plataforma digital que siguieron los 13 episodios de las aventuras del abogado invidente Matt Murdock —creación del dibujante Stan Lee—, que si bien lucha contra la injusticia y la corrupción como defensor público en los tribunales, también lo hace, gracias a sus extraordinarios sentidos, como el superhéroe Daredevil en el peligroso barrio de Hell’s Kitchen, en el centro de la ciudad de Nueva York.

El estreno de la segunda temporada ha sido otro éxito rotundo de crítica y de fans, más ahora que al elenco se suman dos personajes muy célebres de los cómics: el antihéroe y vengador The Punisher (encarnado por Jon Bernthal, deThe Walking Dead) y la enigmática y sensual ninja Elektra (interpretada por la actriz franco-camboyana Elodie Yung).

¿Qué tanto cambió tu vida y la de tu personaje de una temporada a otra?

Muchísimo. Matt es un hombre completamente distinto en esta temporada. Han pasado meses desde el final de la primera temporada y ahora debe asumir por completo la identidad de Daredevil. Esto tiene un precio para su vida como Matt Murdock, quien tiene que llevar una doble vida y muchas veces es casi imposible hacerlo, porque sus batallas como héroe urbano le pasan factura: tiene golpes y cicatrices que no puede explicar como persona común, pero tiene que fingir para no poner en riesgo la misión que él mismo se buscó, y también para proteger a Foggy Nelson, su socio, y a Karen Page, su amiga, que son lo más importante para él.

Ese es Matt… ¿pero y Charlie Cox?

Yo estoy feliz con la respuesta del público, es fantástico cómo se han volcado con la serie y quienes somos parte de ella. Los fans del cómic —y muchos otros que no lo habían leído, pero que descubrieron la serie y empezaron a seguirla— han sido increíbles. He recibido muchas demostraciones de cariño que son un gran halago, como gente en la calle que te dice: “¡Eres Daredevil, qué cool!”, y es imposible no sentirte muy agradecido, tanto con ellos como con el personaje.

¿Te ha dejado algo interpretarlo?

Sí, muchas cosas. Es un personaje asombroso, muy generoso en matices. Interpretarlo es una alegría, pero también es al mismo tiempo un reto porque es muy complejo. Todos los actores, al menos eso creo yo, buscamos interpretar a un personaje que tenga muchos niveles en su personalidad, que sea desafiante y satisfactorio. Y cuando sucede es una gran recompensa. Matt, y ahora Daredevil —porque pasa más tiempo siendo éste que sualter ego en esta temporada—, desde el primer capítulo se presenta como alguien que no conoce el miedo, aunque esto es algo que también tiene muy presente: lucha por los demás pero también teme por los suyos, aunque no por él. Interpretarlo, en estas dos facetas, como abogado y como héroe, es maravilloso.

El que se trate de un héroe humano lo hace más complejo

Así es. Hay quien dice que es algo así como la contraparte de Batman en el universo Marvel, solo que sin ser millonario, aunque en esta temporada a Matt le vendría bien tener algo de dinero (risas). Creo que una de las razones por las que se identifican tanto con Daredevil es precisamente por eso, no es como Iron Man o el Capitán América, es más bien un tipo que decide hacer algo por su vecindario y quienes viven en él, y poco a poco ese grano de arena se vuelve también una montaña. La temporada pasada fue sobre su aprendizaje, ahora es sobre cómo asume este rol y las consecuencias y responsabilidades que conlleva.

¿Hay muchas novedades en esta temporada?

Sí, las hay. Esta vez descubriremos más aspectos del pasado de Matt, específicamente en su vínculo con Elektra y cómo en cierta forma tiene mucho qué ver con su elección de hacer justicia. Y también está el Punisher, con el que encuentra que son caras opuestas de una misma moneda. Daredevil cree en la justicia y Punisher cree en eliminar la corrupción mediante la violencia. Ambos son muy parecidos, y al mismo tiempo, no podrían ser más distintos. Creo que los espectadores van a encontrar mucho qué disfrutar esta temporada, pero no voy a decir nada más porque serían spoilers… aunque creo que hay muchas cosas muy buenas, sin duda, esta vez.

Hablando de la violencia y tratándose del formato de televisión, ¿se han encontrado con alguna limitante por ello?

Bueno, la violencia es algo intrínseco en esta serie, hay una estructura dramática que la contiene y no es gratuita. Pero sí, es importante. Al tratarse de una plataforma distinta, es decir, al no ser una cadena de televisión convencional, filmando cada temporada como si fuera una larga película, tenemos ciertas ventajas que permiten explotar este aspecto de la narrativa. Pero la prioridad es que esa violencia, en el arco de la trama, no sea únicamente porque sí. Debe servir a un propósito: mostrar algo, en este caso, que la violencia engendra violencia, y que no es una solución. Esa es la idea que separa a Matt de otros vigilantes: él tiene valores que lo hacen creer en la redención y en la justicia, al final de cuentas, cree en la ley. Pero las cosas que vive a veces lo hacen dudar si estará en lo correcto, y ese es uno de los temas que explora la serie esta vez.

Esto sin perder las secuencias de acción que el público espera, ¿no?

Así es. Son una parte integral de la serie también, y filmarlas siempre es muy emocionante, porque requieren mucha coreografía, mucha concentración.

¿Tú haces todas tus escenas de acción?

No todas, pero trato de participar lo más que puedo. Eso también es muy atractivo de este personaje, te tiene alerta y en forma, y es fascinante cómo se montan estas escenas. Realmente es una de las satisfacciones de mi trabajo, poder manejar ambos aspectos de la vida del personaje y estar en acción. En especial esta temporada, que tiene muchas secuencias muy emocionantes y que fueron muy difíciles de realizar, pero que al verlas dejan una gran satisfacción.

Sin duda es un compromiso grande hacer una serie como esta.

Lo es. Pero también es algo que hacemos con pasión. Y creo que se ve reflejado en los resultados. Creo que es lo más importante, dar todo por un proyecto así, que le proporciona al espectador lo mismo entretenimiento y emociones, que también un espacio para reflexión. En Daredevil no todo es violencia gratuita o sin sentido. Hay motivos, hay historias que contar y cómo éstas se van extendiendo y desarrollando, tiene mucho qué dar. Realmente me siento feliz de que la serie continúe y que cada vez se vuelva más rica y compleja. No se podría pedir nada más.