Revive Carrie Fisher su pasado en ‘Star Wars VII’

La actriz aseguró sentirse satisfecha de participar en la nueva cinta del universo galáctico.
Carrie Fisher se presentó en el 'Star Wars Celebration Disney 2015'.
Carrie Fisher se presentó en el 'Star Wars Celebration Disney 2015'. (AFP)

Anaheim, Estados Unidos

Volver a ser la princesa Leïa y reencontrarse con sus viejos compañeros para rodar la nueva película de 'La guerra de las galaxias' fue como ir a "un campamento de verano", afirmó este viernes la actriz Carrie Fisher en un encuentro con fans en Estados Unidos.

Agradecida por revivir la misma emoción que produce ser parte de esta historia galáctica 32 años después de 'El retorno del jedi', la intérprete se dio un baño de masas ante tres mil fans durante el segundo de los cuatro días de la convención de 'Star Wars' que se celebra en Anaheim (al sur de Los Ángeles).

Junto a Mark Hamill (Luke Skywalker), Anthony Daniels (C-3PO) y Peter Mayhew (Chewbacca), Fisher apadrinó el jueves el lanzamiento del segundo tráiler de 'The Force Awakens', que se estrenará a nivel mundial el 18 de diciembre.

Las imágenes del avance han dado la vuelta al mundo en pocas horas ante la expectación de millones de seguidores, ávidos por saber más detalles sobre la película.

"Soy la peor" para guardar el secreto, confesó Fisher, de 58 años. "Me han tenido que dejar en casa más de una vez" para no contar más de lo permitido, agregó sonriente.

La artista recordó con cariño las horas que pasó en peluquería para lograr los famosos moños de la princesa Leïa, un personaje que comenzó a interpretar cuando apenas tenía 19 años.

Ese peinado creó escuela, pero por el momento se desconoce si volverá a lucirlo en el Episodio VII.

Interrumpida constantemente por los mensajes de cariño de los fans, muchos conmovidos por ver en persona a uno de sus héroes de infancia, Fisher habló del pasado de la saga, que ha logrado recaudar más de 4.500 millones de dólares.

Así explicó que le hubiese gustado que su personaje se pareciera a su madre Padmé, interpretada en la segunda trilogía por Natalie Portman, y que su escena favorita es una en la que le dice "cosas horribles" a Harrison Ford, el mítico Hans Solo.

Entre sonrisas y besos, la actriz se despidió sin revelar ningún secreto de la trama.