Clooney exhibe compromiso político en la Berlinale

"No es fácil hacer una película sobre arte", señaló el estadunidense al recordar cómo tuvo que convencer a las productoras para apostar por una historia desconocida.

Berlín

El director y actor George Clooney exhibió hoy todos sus encantos y su compromiso político con los derechos ciudadanos en la presentación en la Berlinale de su última cinta como director y actor, "The Monuments Men", película que llega al festival fuera de competición.

"No es fácil hacer una película sobre arte", señaló el estadounidense al recordar cómo tuvo que convencer a las productoras para que apostasen por una historia desconocida y "fascinante".

Las peripecias del grupo aliado que trató de salvar las obras de arte robadas por los nazis en los estertores de la II Guerra Mundial apenas centró la multitudinaria rueda de prensa celebrada en Berlín, donde Clonney tuvo que atender a más admiradoras que preguntas.

Algo cansado, según dijo, de hacer películas "cínicas", su objetivo no es lanzar un mensaje "patriótico", sino "narrar la historia de un grupo único de personas que hizo algo por primera vez en la historia de las guerras".

Flanqueado por Bill Murray y Matt Damon, Clonney sonrió, coqueteó, envió mensajes a sus fan en China y hasta silbó parte de la banda sonora de la película en una comparecencia en la que, además de los piropos, se sucedieron las preguntas sobre su compromiso político ante distintos conflictos.

El actor mostró su apoyo a la encarcelada ex primera ministra ucraniana Julia Timoshenko, un "preso político, según sus palabras, y respaldó a quienes protestan en las calles de Kiev y apuestan por su "autodeterminación", aunque reconoció que será una larga lucha.

Clooney, uno de los artistas de Hollywood que hace años llevó a las portadas de los medios de todo el mundo el drama de Darfur, no se olvidó tampoco de la crisis de Sudán del Sur.

Muchos, explicó, se alegraron cuando se reconoció su derecho a la libre autodeterminación y cuando lograron la independencia, convirtiéndose en el país más joven del planeta; lugo tuvieron elecciones, "hicieron lo que hicieron" y ahora "deben resolver los nuevos problemas", como hacen todas las naciones.

También hubo preguntas sobre arte, como la de la periodista griega que, tras seguir la odisea de "The Monument Men", que buscan por toda Europa las obras de arte confiscadas por los nazis, le pidió consejo para que su país pueda recuperar todas las piezas que se encuentran en los museos del Reino Unido.

"Creo que sería lo correcto", señaló con su mejor sonrisa, aunque sin poder ofrecer una solución diplomática para el caso.

La mayoría de los actores que le acompañaron hoy en la capital alemana, como Jean Dujardin o John Goodman, no tuvieron ocasión de abrir la boca en la comparecencia ante los medios y, entre halagos y "flashes", fueron en vano todos los intentos de Clooney de repartir las preguntas entre sus colegas.