Ben Affleck y David Fincher se unen en ‘Gone Girl’

Según el actor es un filme de argumento complejo y que mantiene la atención del espectador de principio a fin.
Ben Affleck compartió la anécdota.
Ben Affleck interpreta a un marido que pierde a su mujer en extrañas circunstancias. (especial.)

Los Ángeles

Cuando se juntan dos nombres como los de Ben Affleck y David Fincher, el resultado genera cuanto menos expectación, y 'Gone Girl' llega a la cartelera con ese halo especial que pocos títulos tienen.

En este caso Affleck, brillante ganador del Oscar a la mejor película por su trabajo en "Argo", se ha puesto a las órdenes de su colega Fincher ("The Social Network", "The Curious Case of Benjamin Button") en un thriller de argumento complejo y que mantiene la atención del espectador de principio a fin.

Affleck interpreta a un marido que pierde a su mujer en extrañas circunstancias y que con el paso del tiempo se va convirtiendo en el principal sospechoso. El filme está cargado de constantes "flashbacks" en los que Rosamund Pike, la mujer que desapareció, tiene un alto protagonismo por su reconstrucción de los hechos.

Su constante aparición en la cinta ayuda a establecer una conexión con el espectador en esta adaptación de la novela de Gillian Flynn, que además firma el guión. La colaboración surgió después de que una de las productoras, Leslie Dixon, leyera el manuscrito de la novela en 2011 y se la hiciera llegar a Reese Witherspoon, que se sintió atraída por el contenido y decidió convertirse en productora.

La película cuenta además con Atticus Ross como responsable de la música, en la que es ya su tercera colaboración con Fincher. Antes se encargó de la banda sonora de "The Social Network" y de "The Girl With the Dragon Tattoo".

En el filme todo gira en torno a la figura de Affleck, que aseguró no sentirse cómodo del todo con el personaje. "No hay nada realmente sobre este hombre con lo que conecte a nivel personal", declara. "Excepto que sentí que estaba viendo una versión de mi vida que no reconocía en absoluto de acuerdo al prisma de los medios".

Affleck se refiere al hecho de haber sido alabado y hundido al mismo tiempo por su gran trabajo como director en "Argo", mientras decía que sí al personaje de Batman, una decisión que los fanáticos del comic no terminaron de digerir bien del todo.

Pero el actor y cineasta de 42 años tiene el suficiente margen como para caminar en un modelo híbrido sin problemas, capaz de hacer taquilla con una franquicia millonaria como actor y de trabajar con Fincher, uno de sus directores predilectos. "Está en lo más alto de la lista de directores que admiro y de los que quiero aprender".

Después de esta película, Affleck volverá a situarse detrás de las cámaras para adaptar al cine la novela "Live by Night", de Dennis Lehane, una obra ambientada en la década de los 20 con Leonardo Di Caprio como productor y con un reparto que de momento cuenta con Sienna Miller, Elle Fanning y Zoe Saldana.

Pike, por su parte, explicó que el suyo fue un papel oscuro y difícil de interpretar y que las escenas de sexo tanto con Ben Affleck como con Neil Patrick Harris, que da vida a un ex novio suyo, fueron incómodas. El personaje le creó una sensación extraña que la ponía nerviosa, aunque reconoce que fue un privilegio estar en uno de los proyectos más importantes de su carrera.

Al fin y al cabo se trata de Fincher, un hombre que goza de gran prestigio no solo en el cine sino también en la televisión, donde su intervención en la serie "House of Cards" ha dejado huella.