Aronofsky, contra el entretenimiento "normal"

El realizador visitó nuestro país para presentar Noé, una cinta de gran presupuesto con la que no olvida su espíritu de vanguardia; la interpretan Russell Crowe y Jennifer Connelly.

México

El director Darren Aronofsky confía en la audiencia y sabe que la masiva cantidad de estímulos audiovisuales a la que está expuesto el espectador común lo ha hecho más exigente. Con ese pensamiento presenta Noé, su versión del relato bíblico del arca de Noé, con la cual marca el regreso de las cintas épicas de corte bíblico a la pantalla grande, para salir de la zona de confort que Hollywood ha encontrado en los superhéroes.

“Me gustaría poder ser capaz de hacer una película solo por hacerla, pero mi acercamiento es muy distinto. Yo creo que las audiencias han crecido mucho, ya hemos tenido suficiente del entretenimiento ‘normal’ que esta allá afuera, es demasiado, así que todo el tiempo estoy presionando a mi equipo y a mí mismo para hacer algo distinto, inesperado”, dijo el realizador a ¡hey! en su visita a México, país al que asegura tiene un cariño especial.

 Aronofsky es reconocido a escala mundial gracias a cintas como Réquiem por un sueño (2000) y recientemente por El cisne negro (2010), con las cuales se convirtió en una referencia dentro del cine independiente. Ahora se enfrenta a una cinta de amplio presupuesto, que busca al público familiar (estrena en vísperas de Semana Santa en México). A pesar de esas circunstancias, sigue fiel a su estilo.     

 “Pienso que la gente aprecia eso, la audiencia es muy sofisticada y ya ha visto mucho entretenimiento allá afuera, mucha televisión, muchas películas, y ahora mucho en internet. Así que tienes que mantener las expectativas arriba, tienes que mantenerte sorprendiendo a la gente, y eso es lo que trato de hacer, que la gente siga preguntándose qué es lo que va a pasar”, opinó el director, visiblemente contento y seguro con su trabajo.

El largometraje protagonizado por Russell Crowe y Jennifer Connelly (que regresa a trabajar con el director tras 14 años de Réquiem por un sueño), ha generado amplias expectativas, ya sea por la adaptación de una historia popular de corte religioso o por la narrativa visual de Aronofsky, que no es precisamente la de una cinta que busca reventar la taquilla. El director se mantiene al margen de las pasiones que desata su trabajo.   

“Si pensara en la presión sería aplastante, así que simplemente trato de hacer películas que son cool e interesantes, con las que sé que mis amigos al regresar a casa van a discutir. Esta vez simplemente trate de hacer algo entretenido, esa fue toda la idea con Noé, tomar una historia que es tan bien conocida y darle vida, porque es un relato muy cortó en la Biblia”, explicó el neoyorkino.

 Tras presentar el domingo por la noche la primera función de prensa a escala mundial de Noé, en un cine al sur de la Ciudad de México, ayer el realizador desfiló por la alfombra roja de la premier de la cinta en nuestro país. Con la mirada emocionada y expectante, el director fue claro al responder cuál fue su planteamiento para realizar este trabajo.

“La pregunta era ¿cómo hacemos esto entretenido para el siglo XXI? Un espectáculo visual y un drama humano que las audiencias recuerden para siempre. Y eso es lo que queríamos, crear algo muy grande y muy diferente”, concluyó.  

Claves

La alfombra roja

- El Pesi Center WTC de la Ciudad de México se convirtió ayer en una gran arca, pues fue el lugar elegido para presentar la película Noé.

- Decenas de fans acudieron al recinto para tomarse selfies con el elenco de la película que asistió y también para recaudar autógrafos de sus artistas favoritos.

- En un ambiente de mucha expectación, Darren Aronofsky, Logan Lerman, Jennifer Connelly y Douglas Booth llegaron a la alfombra después de las 19:00 horas.

- Los partícipes de la cinta se mostraron sorprendidos por el recibimiento que tuvieron, ya que entre gritos y saludos desfilaron por la zona.

- “Son una locura mis fans. Es lindo que las personas quieran ver las películas en las que soy parte de ellas”, expresó Logan, quien fue el más asediado por los fans y a su vez el más accesible.