ENTREVISTA | POR MIGUEL CANE

Luego del estreno de 'Notas perfectas' en 2013, una comedia femenina hecha por mujeres, la continuación no se hizo esperar, y a la cabeza del elenco vuelve esta actriz en su papel de Becca, la líder del conjunto vocal las Barden Bellas, cuyas aventuras son retomadas en esta secuela.

"El público también debe respeto a los actores": Anna Kendrick

México

Desde que debutó en Broadway a los 12 años y fue candidata al Tony por su participación en el musical High Society, Anna Kendrick (Portland, Maine, 1985), no ha parado de trabajar. Asegura que ha tenido suerte y ha tratado de construir su carrera sobre una regla que considera de oro: no volver sobre sus propios pasos. Anna obtuvo una nominación al Oscar por su interpretación como una ejecutiva antipática que descubre la compasión en el melodrama Up in the Air, con George Clooney; luego fue miembro del elenco de la saga juvenil Crepúsculo, donde encarnaba el rol secundario de Jessica, la confidente de Bella Swann, y también fue una Cenicienta peculiar en la versión cinematográfica del musical de Sondheim En el bosque, que la puso a la altura de Meryl Streep.

Kendrick es una mujer que trabaja mucho y con ambiciones. Algunos señalan que quizá el personaje que más se parece a ella en la vida real sea esa ejecutiva que hizo a las órdenes de Jason Reitman, y ella no parece estar en desacuerdo. "Existe la noción de que si te dedicas a esto siempre tienes que estar de buenas y ser así... Es cierto que le debes respeto y gratitud al público porque pagan por verte en el cine, pero creo que es una calle de doble sentido: también debe haber respeto del público hacia los actores".

La actriz ha conseguido establecerse como una estrella y encabezar cintas taquilleras. En 2012 protagonizó Notas perfectas, una comedia acerca de un coro a capella de jovencitas, y ahora regresa en la inevitable secuela de la cinta Más notas perfectas, como líder del coro de las Barden Bellas. Esta cinta de verano, con un elenco principalmente femenino, demuestra que las mujeres no son ciudadanos de segunda en el cine comercial.

¿Fue irresistible volver a interpretar a Becca? No te ha gustado hacer secuelas...

Sí, lo sé. Es difícil negarte a hacer papeles porque lo que a mí más me gusta es trabajar, pero durante mucho tiempo solo me habían ofrecido cosas idénticas a lo que ya había hecho antes, así que tuve que ser flexible. Si iba a volver a hacer un personaje, preferí que fuera en una película que no solo sabía que iba a gustar; se trata de una película y un personaje que a mí me gustaron mucho la primera vez y esta vez no estuve obligada por contrato (como le sucedió en Crepúsculo y sus secuelas, que ha declarado antes, no le gustan). Lo hice porque quise.

¿Hubo algún momento en que dudaras de volver a hacerlo?

Pues sí, claro que tenía dudas en repetir, pero si te soy sincera fue algo que hice porque todo el reparto original, todas las chicas, como Rebel Wilson o Brittany Snow, accedieron a hacer una segunda parte y pensé que, al final de cuentas, sería por lo menos una manera de hacer mi trabajo y divertirme al mismo tiempo.

¿Te imaginabas el éxito que iba a tener esta secuela, que fue incluso superior a la anterior?

Mi trabajo no es estar al pendiente del resultado de taquilla de cualquier película que haga, es algo importante, pero para mí no es primordial. No firmo para hacer una película pensando "voy a ganar mucho dinero con esto" o "me van a ver hasta en Japón"... de todos modos te ven en Japón y si tienes suerte, hay un buen trato y hay más dinero. Yo hago las cosas que hago porque quiero. Porque me gustan o me interesan de alguna manera. Por eso hice este mismo año un musical de bajo presupuesto llamado The last five years. No es una película grande y tal vez pasará desapercibida. También es cierto que esta saga la afronté con mucha menos presión que la primera, porque entonces nadie sabía si la fórmula iba a interesar y había cosas en juego. Ahora ya íbamos todas sobre terreno seguro.

¿Influyó en algo que la película sea ahora dirigida por una mujer (el debut detrás de cámaras de la actriz Elizabeth Banks)?

En parte sí, claro. Me gusta que Elizabeth ahora sea directora. No hay mucha igualdad de oportunidades para mujeres detrás de la cámara, y que se haya anotado un homerun con ésta, me da gusto. Porque también significa que habrá más oportunidades para mujeres en otros aspectos de la industria del cine. Y yo estoy a favor de todo cambio que sea para bien.

¿Cómo encontraste la trama, una mezcla de humor escatológico, romance juvenil y aventuras de amigas?

Creo que está bien. Somos adultas. Y si un hombre puede hacer reír con chistes de pedos y no se lo toman a mal, ¿por qué a una mujer sí? Yo me reí bastante trabajando en la película y cantando, algo que me gusta mucho. Yo prefiero el humor más adulto, menos gráfico, pero entiendo que es una película para gente joven, aunque me sorprendió un poco leer que el público que más la vio en Estados Unidos fue masculino. Creo que ya han aceptado que desde hace mucho tiempo las mujeres son tan divertidas en pantalla como ellos.

Este verano ha sido "femeninio" por ustedes, por el éxito de Spy y la próxima versión femenina de 'Ghostbusters'.

Ahí está. Creo que vamos por un buen camino y son buenos tiempos. No me considero feminista, pero creo en la igualdad de oportunidades. Así que esto está muy bien. Y que los hombres pierdan el prejuicio de ver películas hechas por mujeres, con un elenco de mujeres principalmente. Es bueno porque quiere decir que habrá más interés y más películas hechas por, y pensadas para, nosotras y que todo tipo de público podrá disfrutarlas, pues los personajes femeninos no son solo la novia, la hermana, la esposa o madre del protagonista de la película.

Pero dirías que a ti te gusta hacer reír.

¡Y reírme también! Muchas veces puedo ver las comedias bobas que hay y no me importa. Incluso las veo varias veces. Puedo también hacer un papel dramático y me encantan las películas de Meryl Streep, por ejemplo. Es una inspiración, la verdad.

¿Tu plan es continuar en el cine? ¿Tal vez volver al teatro, o hacer tele...?

No. Televisión no. He tenido muchas ofertas de series y cosas así, pero las he rechazado. Aunque parecieran una apuesta segura porque había gente solvente involucrada, todas han acabado como un fracaso o canceladas. Siempre algo en mi instinto me dice cuando algo no esta bien, así que para qué me voy a arriesgar. Lo cierto es que no sé muy bien si en el fondo, lo mismo es un prejuicio, no quiero hacerlo. Quizás es que no me han ofrecido nada que me interese, no lo sé. Al teatro sí me gustaría mucho volver, porque ahí empecé y me encanta.

Ahora eres protagonista de una franquicia taquillera, como Sigourney Weaver en los ochenta y noventa.

Pero ni de lejos soy tan buena actriz como Sigourney. Me encantaría, pero no le llego ni a los talones. Creo que lo que pasó con la primera cinta y con esta saga, fue que los personajes de Becca, Chloe, Amy la gorda, todas ellas, de algún modo le llegan al espectador y ha sido genial. No sé qué vaya a pasar, pero no tengo miedo. He trabajado mucho desde pequeña y no voy a dejar de hacerlo.