Roma rinde homenaje a Anita Ekberg en la Fontana Di Trevi

Con una imagen de grandes dimensiones con la frase 'Ciao, Anita' ('Adiós, Anita') y colgada de los andamios que cubren la Fontana di Trevi, que se encuentra actualmente en restauración, se ...

Roma

Roma rinde hoy homenaje a la actriz sueca Anita Ekberg, musa del maestro del celuloide Federico Fellini y fallecida el pasado 11 de enero a los 83 años, con un gran cartel expuesto en la Fontana di Trevi, lugar en el que la belleza rubia se dio el inolvidable baño de 'La Dolce Vita' (1960).

Una imagen de grandes dimensiones con la frase 'Ciao, Anita' ('Adiós, Anita') y colgada de los andamios que cubren la Fontana di Trevi, que se encuentra actualmente en restauración. Este es el homenaje que el Ayuntamiento de Roma ha querido hacer a la que fuera Miss Suecia en 1950, cuando tenía tan solo 19 años.

Se trata de una fotografía que muestra a este icono de sensualidad sentada en el borde de la colosal fuente romana, con una melena rubia y ondulada cayendo sobre uno de sus hombros y luciendo el vestido negro con escote "palabra de honor", el mismo que llevó en la cinta de Fellini.

"Los turistas que se acerquen a la Fontana di Trevi podrán admirar, una vez más, la belleza abrumadora de una actriz que filmó aquí una de las escenas inolvidables del cine italiano, haciendo de Roma una ciudad aún más famosa en todo el mundo", explicó la asesora de Cultura de la capital, Giovanna Marinelli.

La imagen, cedida por la "Cinemateca de Bolonia-Reporters Associati" es en blanco y negro y fue tomada durante "una pausa del rodaje de 'La Dolce Vita'", según apuntó Marinelli.

Nacida en la ciudad sueca de Malmo el 29 de septiembre de 1931, Kerstin Anita Marianne Ekberg -su nombre real- pasó a la historia del celuloide por su interpretación de Silvia en 'La Dolce Vita', considerada una de las obras maestras del neorrealismo italiano y del cine a nivel internacional.

En ella protagonizó una de las escenas más memorables de la gran pantalla, aquella en la que aparecía dentro del agua de la Fontana de Trevi mientras invitaba a Marcello (Marcello Mastroianni) a entrar con ella al grito de 'Marcello come here' (Marcello ven aquí).