"Thor" busca más que palomitas

A pesar de que es una cinta con grandes pretensiones en taquilla, el elenco y director de "Thor: un mundo oscuro" narraron a ¡hey! todo lo que hay detrás de esos simples personajes de cómic.

Londres

Chris Hemsworth y Tom Hiddleston, conocidos en el mundo de Marvel como Thor y su villano hermano Loki, se ven relajados, de buenas y felices de los breves minutos que tienen juntos entre entrevista y entrevista para poder ponerse al día. Al preguntarles sobre su interacción fraternal, fuera y dentro de la pantalla, esto contestó Hemsworth.

“El regresar a explorar la relación entre Thor y Loki con tanto detalle fue increíblemente emocionante y poder hacerlo de esta manera es bastante especial”, dijo.

Es tan enérgico el respeto que se tienen los dos actores que Chris brincó a contestar una pregunta que inició con un halago para Hiddleston, a quien también hemos visto en cintas como Media noche en París, de Woody Allen.

“Es lo que Tom trajo a la mesa. Creo que él logra ese balance perfecto entre lo que es el bien o el mal. ¿Qué pretende? ¿Te va a traicionar? ¿Cuál es realmente su alianza aquí? Nunca lo sabes. También es vulnerable y a mí me pareció fascinante el personaje”, señaló.

Y es que la segunda entrega de las películas del hijo de Odín (Anthony Hopkins), rey de Asgard, presenta muchas oportunidades para que actores como Hiddleston, quien tiene entrenamiento clásico en el teatro pueda utilizar todas sus herramientas para destacar. El mismo intérprete de Loki lo explica así.

“Estos son enormes personajes en el contexto de dioses y monstruos y creo que eso ocurre con toda la mitología, el motor que genera estos personajes es la sociedad queriendo verse a sí misma proyectada en una enorme y masiva escala. Así que tienes a dos hermanos que están compitiendo por el afecto y amor de su padre, pero en el caso de Loki está detenido por el orgullo, los celos y el enojo, además del dolor. Es un espíritu roto con mucha inteligencia y encanto, así que para mí es un personaje fascinante”, dijo.

Por su parte, la ganadora del Oscar, Natalie Portman, compartió con ¡hey! su comprensión no solo del género, sino de su personaje, la doctora Jane Foster.

“Es muy padre que en una película palomera y grande como ésta tengas a un personaje con mucha pasión por su trabajo. Es científica y esperas que los jóvenes que la ven se puedan sentir inspirados por ella”, aseguró.

Sin embargo, todos los conocimientos académicos del mundo no impiden que el personaje de Natalie tenga reacciones humanas y particularmente femeninas muy específicas. Como por ejemplo, darle una cachetada a Thor (tuvo que brincar en un banquito para alcanzarlo) por haberla abandonado después de la primera cinta.

“Creo que es mucho más realista tener a alguien que es una apasionada por su trabajo, pero que también puede sentir pasión por su romance. Que pueda ser ruda, pero a la vez vulnerable y que pueda ser inteligente, pero que también pueda ser un poco boba. Es mucho más como un ser humano real”, prosiguió.

En esta ocasión la batuta la llevó un hombre que se ha encargado de dirigir series de televisión tan complejas como Game of Thrones o tan entrañables como Sex & the City. Alan Taylor nos comentó uno de sus grandes retos en este trabajo.

“Ken Branagh dirigió la primera y buscó a un elenco que, en su mayoría, jaló directamente de los escenarios teatrales. Así que ya con ese nivel cualquiera que yo incorporara tenía que poder estar ahí. Y poder ver directamente a los ojos a Anthony Hopkins y actuar superior”, finalizó.