Superando al Lonje Moco

Eugenio Derbez ha roto todo tipo de récords con su cinta "No se aceptan devoluciones", y ve con emoción y un poco de temor el estreno que se aproxima en mil 500 pantallas del país.

Ciudad de México

¿Este es el mejor momento de tu carrera hasta ahora Eugenio?”, le preguntamos al ahora productor, director, escritor y actor de No se aceptan devoluciones, a lo cual contestó de inmediato.

“Sí, definitivamente sí. Digo, me tiene muy sorprendido lo que ha pasado con esta película. Nunca me lo imaginé. Digo, pude hacerla sin traicionar lo que siempre quise hacer. Me esperé, porque me decían: ‘hazla ya porque si no nunca la vas a hacer’, me pusieron mil peros para que yo cambiara el libreto y dije: ‘No. El libreto se va a hacer cuando yo esté listo sin cambiarlo y sin traicionar nada’”.

Ser claro y contundente sin duda ha dado resultados extraordinarios a Eugenio, quien celebraba en el momento de la entrevista la noticia de que agregarían doscientas pantallas más en Estados Unidos a su película. Pero no fue fácil y todo partió del hecho de que nadie quería dejarlo estar en una película hace más de diez años.

“Por eso fue que comencé este proyecto. Porque hace unos doce años que yo empecé, yo quería entrar al cine. Y no me contrataban y no me contrataban. Entonces un día le dije a Francisco González Compeán, que me estaba ayudando: ‘Oye Francisco, ¿por qué no me contratan?’ Y él me dijo: ‘Es que la gente de televisión a la gente del cine le da como comezón. Yo le digo a alguien de cine que meta a Eugenio y me contestan: ¿Al Lonje Moco? ¿Cómo voy a meter al Lonje Moco a mi película?’. Me acabé dando cuenta que si yo no me contrataba, nadie me iba a contratar”.

“Pero ¿por qué hasta ahora se pudo?”, inquirimos.

“Primero que nada el dinero”, explicó Derbez, y añadió: “Porque es una película muy cara para el mercado mexicano, cinco millones y medio de dólares. Y aquí una película mexicana cuesta a lo mucho dos y medio. Así que cuando la gente escuchaba lo que costaba y que aparte iba a actuar Eugenio decían: ‘Ay, qué susto. Mejor no le entro’. Fue muy complicado. Sufrimos hasta el último segundo. Te quiero decir que todavía hace dos meses estábamos encarecidamente pidiéndole a un inversionista que pusiera el dinero y no quiso”.

Respecto al hecho de que hizo prácticamente todo en la cinta, aclara: “Yo no quería dirigir. En todo el proceso nunca pensé en mí como director. Nos acercamos a muchos directores y a la hora de escucharlos hablar nos dimos cuenta que no estaban entendiendo muchas cosas. Es muy cansado. Creo que de repente suena a que te quieres comer tú solo el pastel, pero no es con ese afán. Es con la intención de hacer esto lo mejor posible”.

Y al preguntarle que más allá de los resultados en pantalla, ¿cuál es la importancia de esta cinta para Eugenio Derbez?, dijo sin titubear.

“Esta película es como la más honesta que he hecho. Es la más representativa. Es más el Eugenio Derbez que soy, que el que ven en la tele que solo hace reír. Aquí está plasmada mucha de la esencia, mucho de mi corazón, muchas de mis vivencias. Es el trabajo al que más tiempo y más amor le he dedicado en mi carrera”.

Claves

El efecto

La película está hablada 65% en español y 35% en inglés.

Eugenio ya grabó una entrevista con Larry King que pronto será transmitida.

En la cinta también actúan Jessica Lindsay, Loreto Peralta, Alessandra Rosaldo, Hugo Stiglitz, Arcelia Ramírez y Karla Souza, entre otros.