Silvia Navarro se refugia en el trabajo

La actriz prefirió no hablar del fallecimiento de su padre, sin embargo señaló que el teatro es un ejercicio catártico para ella.
Silvia Navarro dará vida a Ana Leal, personaje con el que espera romper tabúes en la sociedad.
Silvia Navarro dará vida a Ana Leal, personaje con el que espera romper tabúes en la sociedad. (especial)

México

Silvia Navarro estrena hoy la puesta en escena "El Misántropo o el violento enamorado", una adaptación del clásico de Molière, con el cual la actriz encontró la oportunidad de realizar un ejercicio catártico que le permite enfrentar con filosofía la reciente muerte de su padre.

En conferencia de prensa, previa a su primera función en el Centro Cultural Helénico, Navarro prefirió no abundar en el tema de su reciente pérdida, no obstante, señaló que encontró en su labor actoral un consuelo: "El trabajo me pone siempre muy bien, me concentra, como a todos (...) El teatro es catártico".

Silvia expresósu contento de aprovechar la oportunidad de formar parte de este montaje, que reúne a importantes nombres del teatro, como David Hevia, Sonia Franco, Judith Inda, Andrés Montiel, Héctor Iván González, Abraham Jurado, Óscar Serrano y Ricardo Rodríguez, todos bajo la dirección de David Olguín y la reinterpretación de Carmina Narro.

"Esta adaptación dura dos horas y tiene una gama de matices y de cosas que pueden identificarnos muchas veces, de alguna manera todos somos un poco como misántropos, o tal vez no", expresó la histrión, quien se encuentra en grabaciones de la telenovela Mi corazón es tuyo.

Arcelia Ramírez, Juan Osorio, Alessandra Poza y Amaranta Ruiz fueron algunas de las celebridades que acompañaron a Silvia en el estreno de la temporada, que se prolongará durante 40 funciones, hasta el 3 de agosto.

En el "El Misántropo o el violento enamorado", Navarro da vida a Celimena, rodeada siempre de pretendientes y amantes, no obstante, siempre dice amar únicamente a Alcestes (David Hevia), héroe de la historia, el cual Molière utilizó como el camino para expresar su reprobación por sus contemporáneos.