“Siempre te adaptas a los ámbitos y exigencias de cada proyecto”: Daniela Romo

La también actriz habló de su experiencia en "El hotel de los secretos", la trama con la que Televisa dio el paso a producción de series, con nuevos formatos y sistemas de transmisión.
Se siente una agradecida con la vida y las oportunidades brindadas.
Se siente una agradecida con la vida y las oportunidades brindadas. (Especial)

México

Esta noche, Daniela Romo dejará de dar vida a Ángela Gómez en El hotel de los secretos, con el descenlace de la producción de Roberto Gómez Fernàndez, a quien “agradezco la oportunidad de haber participado en una serie que ha marcado una nueva etapa de producción en Televisa” y ha dado la pauta para que la televisora y su personal se adapte a las nuevas tendencias del mundo del entretenimiento.

Amante de la vida, tras la experiencia actoral,  Daniela busca ya como seguir produciendo emociones, por lo que tras “recuperar mis horarios y compromisos personales”, retomar su gira musical y empezará a construir su retorno al teatro, además de continuar compartiendo su vivencia personal con enfermos de cáncer.

Esa noche termina "El hotel de los secretos", ¿cómo  fue la experiencia para ti?

Estoy muy emocionada y contenta, porque realmente El hotel de los secretos para mí ha sido un proyecto que me dio una inmensa plenitud y fue un proyecto exigente, luminoso, lleno de talento de luces distintas, de muchas cosas diferentes y de reafirmar muchas emociones y búsquedas. Ha sido algo maravilloso, un premio.

Técnicamente hablando es una producción muy diferente, un formato distinto al que venías trabajando, la historia contada de otra manera. ¿Cuáles fueron las principales complicaciones que viviste, si es que las hubo al trabajar en este formato?

Sí, esta producción es absolutamente diferente desde la letra, los libretos de María René Prudencio y de Carlos Pascual  y de toda la gente que tiene un talento inconmensurable y que hicieron una adaptación maravillosa, distinta, con esos parlamentos tan gozosos que había que aprenderse de memoria.

Además, fue padrísimo hacer un taller con Francisco Franco e irnos conociendo todos, formar un equipo y tener máquinas nuevas para filmar y luces nuevas y ver cómo se integraban todo el equipo humano con el técnico.

"El hotel de los secretos" también se convirtió en historia, porque con él Televisa entró a otra etapa de la producción...

Sí, es un nuevo momento, porque la vida ha cambiado mucho y todo esto de las redes sociales y los canales virtuales ha cambiado la perspectiva y la manera cómo  se ve la televisión y también el ritmo de vida de las personas, aunque creo que es una etapa a la que nos estamos adaptando, a lo nuevo, al siglo XXI.

Es increíble y me da mucha alegría que la empresa esté haciendo esto, que es como recopilar eventos y dignificar a lo que se ha dedicado siempre para regalar historias, y compartir emociones.Es muy interesante para todos, sobre todo para los que tuvimos oportunidad de empezar con esa transición.

¿Qué tan complejo ha sido para ti adaptarte a las nuevas tecnologías para seguir escribiendo tu historia en el terreno de la actuación?

Bueno, me ha tocado la suerte de estar ahí y creo que no cambia, simplemente tienes que ir adaptándote a las nuevas maneras en que se hace el trabajo, que además un actor siempre lo está haciendo, porque no es lo mismo hacer dirección, que hacer cine, que hacer teatro, siempre te adaptas a los ámbitos y a las exigencias de cada proyecto.

Aunque ya tiene semanas que terminaste de grabar "El hotel de los secretos" será hoy, con el descenlace de la historia, que cierres ese capítulo, ¿ya hay otro proyecto en puerta?

Los planes son, primero,  retomar mi persona (risas) recuperar sus días, sus horas, los horarios y las comidas. Retomar las citas con los doctores, porque cada seis meses hay que estar ahí al pie del cañón.

Pero todo está bien, ahorita, con tu salud...

Sí, todo está bien, nada más es una rutina, pero que se te complica cuando tienes proyectos, trabajo.

Aunque la salud debe ser una prioridad, sobre todo después de una experiencia de cáncer como la que tú viviste...

Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer, y como bien dicen por ahí, tenemos que hacernos la alineación y el balanceo que corresponde, retomar los proyectos y los sueños que tengas en el momento que debe ser.

Y después de retomar todas esas cosas,  vienen algunos compromisos musicales, que es retomar parte de de la gira que dejé pendiente en varios lugares, y que haremos a final de año y principios del que sigue.

También tengo en la mesa varias ideas, como hacer teatro el año próximo, que me entusiasma muchísimo. Estamos viviendo un tiempo muy raro, entonces, hay que reforzarnos y hacer las cosas que uno pueda y quiera.

Soy una agradecida de la vida y me siento premiada por la vida, por eso cada uno de los días la honro y es lo que quiero seguir haciendo.

¿Vivir experiencias como la que tuviste con el cáncer te hace ver la vida de otra forma, tener otra perspectiva?

Pues es que te tocan, ¿no? O sea, te toca vivirlas de una manera que es inevitable. Y en efecto, sí quedas tocada de una experiencia que es tan distinta de las demás; algo que no esperas, que no buscas, que no es ficción, que es de verdad, que es la vida y la tienes en tus manos. Entonces, todo a veces es tan efímero, tan rápido, tan frágil, que cada momento, cada gesto, cada cosa, uno los recibe de diferente manera, es un premio de cada día.

Uno aprende a ser más observador de cosas que no observabas,  ves la vida de otro modo, de otra manera, y vas entendiendo que la vida tiene su ritmo, no es el que tú le quieras imponer, es el de la vida.

Aunque tú no eres muy afecta a decirlo y a publicarlo, ¿sigues haciendo actividades con los institutos u hospitales que atienden a personas con cáncer?

Sí, claro, eso lo haré siempre y más que con los institutos es con las personas, es una cosa muy directa, muy personal y bueno esto es siempre algo que todos, hasta los mismos médicos y mucha gente, tratará de entender y que no es fácil de entender.

Es también una búsqueda y tiene sus dificultades, sus bemoles, su lenguaje, su reverberación, su sonido, su silencio. Es algo que hay que ir entendiendo y aprendiendo y me ha permitido tener unas experiencias que son un alimento para el corazón, para mi ser, y no me gusta andarlo diciendo ni nada, pero ahí estaré y todo el mundo sabe que estoy ahí para esas cosas que son importantes.

El mes que está por iniciar, el día 27, la vida te permitirá cumplir un año más...

Sí, la vida  me da otro año más de vida, seré un poquito mayor.

¿Y lo celebras?

No, realmente, se celebra solo. Ahora  celebro ese cumpleaños (se refiere al 31 de octubre cuando le dieron la noticia de que tenía cáncer de mama) que está anotado con letras grandes porque significa otra cosa, yo siempre he sido reacia para las fiestas de cumpleaños. Hoy celebro cada día de mi vida y doy las gracias por una  nueva oportunidad de vida y de estar aquí.