"No me gusta que los fans se obsesionen conmigo"

En la cinta Divergente, Shailene Woodley destacó al encarnar a una adolescente inadaptada en una sociedad distópica futurista; ahora, en la saga titulada Insurgente, protagoniza a una rebelde y ...
Shailene Woodley protagoniza la cinta.
Shailene Woodley ahora regresa a las pantallas en Insurgente, la nueva entrega de la saga Divergente. (Red Wagon Entertainment)

Ciudad de México

Pese a su juventud ya tiene una carrera bien cimentada, y gracias a su participación en cinco temporadas de la teleserie La vida secreta de una adolescente, y en filmes como Los Descendientes —en donde apareció junto a George Clooney y recibió una nominación a Globo de Oro —, Divergente y Bajo la misma estrella, su popularidad va en aumento. No obstante, Shailene Woodley (Los Ángeles, 1991) se mantiene al margen de la fama y es una muchacha igual que todas: jovial, inquisitiva, fresca.

Ahora regresa a las pantallas en Insurgente —la nueva entrega de la saga Divergente—, basada en la segunda novela de la joven autora Veronica Roth. En la cinta, dirigida por Robert Schwentke (Red), los fugitivos Beatrice Tris Prior (la misma Woodley) y Tobias Four Eaton (Theo James) recorren las ruinas de Chicago en busca de aliados para hacer frente a las facciones lideradas por la temible Jeanine Matthews (Kate Winslet), cuya intención es localizar entre los "divergentes" a la persona capaz de descifrar los secretos de una caja que encierra las claves para el futuro de la sociedad distópica en la que viven.

El reparto mezcla a jóvenes que están dando un paso al frente en la industria, como Miles Teller (Whiplash) y Anson Elgort, y veteranos de la escena como Naomi Watts (Birdman) y la ganadora del Oscar, Octavia Spencer. La cinta se estrenó en México este fin de semana.

¿Fue más fácil para ti regresar a este universo en Insurgente?

En realidad no fue más fácil, porque teníamos un director diferente y actores nuevos, así que nuestra dinámica cambió, pero lo que sí, es que el rodaje fue más divertido. En la primera parte hicimos jornadas brutales de 16 horas rodando en el invierno frío y gris de Chicago. Aquí hicimos rodajes de 10 horas en el verano de Atlanta, lleno de sol y de risas. Cuando ya nos entendimos con Robert, todo fue mucho más sencillo y sentí que estaba aprendiendo cosas nuevas. Es una película muy diferente a la anterior.

Tris arrastra la pérdida de sus padres, el cambio radical en su hermano y no encuentra su lugar en el mundo...

Sí. Ella también está cambiando. Creo que eso es muy común y que nos pasa a todos en muchas fases de la vida. Una siempre trata de saber quién es y hay días en que te levantas con muchísima confianza en ti misma, y otros en los que parece que el mundo se te viene encima, pero siempre consigues salir adelante y ése es el valor de un personaje como Tris. No importa lo terrible que tenga que enfrentar, siempre lo hace con valentía.

Tris es un personaje muy complejo. Valiente, sí, pero también con abnegación, de donde proviene...

Sí, es bastante abnegada. Creo que para ser valiente tienes que ser abnegado, debes tener sentido de amor propio, eso te da valentía y coraje, pero también debes sentir amor y empatía por los demás. Eso es algo que me llamó mucho la atención de esta historia: Tris vive en una sociedad en la que el miedo es cultivado en los niños; ellos aprenden a despertar en la mañana con miedo, en vez de celebrar la integridad de la vida. Tris hace todo lo posible por cambiar esto. Y lo hace con valor y con amor a los demás. Eso me parece muy hermoso.

Leí que eres admiradora de Naomi Watts y Kate Winslet ¿Cómo fue trabajar con ellas?

Fue increíble conectarme con ambas en esta película, porque las he admirado mucho. Naomi es muy generosa y cálida. Y aunque Kate interpreta a la villana de la serie, en la vida real es un alma adorable y una mujer increíblemente fuerte. Además, ambas son estupendas para volver reales las situaciones ficticias. Solo con verlas trabajar sientes que aprendes, y eso es algo muy importante para alguien que va comenzando como yo.

La relación entre Tris y Four es el corazón de esta película, ¿cómo te sientes al lado de Theo James?

Es fantástico. Lo maravilloso que tiene Theo es que aun siendo muy joven es muy brillante: estudió filosofía en la universidad, viajó por el mundo y luego decidió convertirse en actor, así que reconoce, sabe y respeta el hecho de que todo puede desaparecer en cualquier momento. Tiene los pies en la tierra, además, es un tipo con clase, un actor increíble y muy inteligente.

¿Sentiste la presión por ser tu primer protagónico de una saga tan popular?

Cuando trabajé en Los Descendientes con George Clooney, él me dijo: "Quien sea el director y quien tenga el rol principal tiene una gran responsabilidad en la realización de una película, porque esas dos personas determinan cuál será la vibra del rodaje". Y cuando audiciones y me quedé en este filme me sentí así. Vi que si llegaba y me expresaba de manera positiva eso influenciaba en todos los que estaban a mi alrededor. Así que es una responsabilidad, pero también es como un regalo el llegar, poder ser tu misma y ver cómo eso afecta a las personas.

Ahora tienes muchísimos fans. ¿Cómo lo llevas?

El concepto completo de fan es algo fascinante. Creo que una cosa es ser fan de una determinada película, yo era un gran fan de Los Goonies y de ciertas bandas o músicos. Recuerdo mis películas favoritas de la infancia pero no recuerdo tener una obsesión o ser necesariamente fan de un actor en particular. Ahora siento esta especie de obsesión de ciertos fans por mi trabajo o mi persona y no me gusta. Es raro cuando la gente únicamente me apoya a mí, es algo a lo que no me he acostumbrado y no creo que lo haga nunca.

¿Te has sentido incómoda con la fama?

A veces sí que me siento incómoda, cuando me prestan demasiada atención; pero trato de ignorarlo porque entonces no estoy prestando atención a lo que tengo enfrente de mí, ya sea un amigo o mi libro, siempre tengo uno cerca, me gusta mucho leer. Pero poco a poco aprendes a manejar esas situaciones y luego ya no te molestan.

Además, tienes una vida completamente alejada de Hollywood.

Creo que todo en mi vida es bastante común, es decir, no vivo con lujos ni nada así. Recojo mi propia agua de un manantial de montaña cada mes. Voy a una granja para escoger mi comida. Hago de todo, desde mi propia pasta de dientes hasta mis propias lociones corporales y aceites para la cara. Podría seguir durante horas. Hago mis propias medicinas, no tomo las de los médicos. Hago mi propio queso, e identifico las plantas silvestres. Es un estilo de vida completo. Es atractivo para mi alma. Lo aprendí de mis padres y a mí me gusta ser así.

¿Sientes que tu vida cambió mucho a raíz de hacer esta saga?

Lo más raro de todo esto es que mi vida no ha cambiado. Es cierto que ahora estoy mucho más ocupada que antes, pero eso es básicamente todo. Puede que mi cara aparezca en portadas de revistas una semana, pero después desaparezco y está bien. Me veo en esos carteles que están por todas partes, me río y pienso que es una locura. Mi vida está en otra parte.